Don Feliciano, el violinista

Mi primer video, va. Desde el VIII Encuentro Nacional de Mariachi Tradicional, en Guadalajara.

¡Viva Michoacán! Aquí el octagenario violista de Arteaga, Michoacán, el señor Feliciano Becerra Sanjuán quien interpreta minuetes, un estilo dentro de la extensa variedad de sones que subsisten en el mariachi tradicional.

¡Salud!

RICARDO IBARRA

Anuncios

Larva: galería y cafetería

La inauguración de la galería y cafetería: 10 de septiebre de 2009

La inauguración de la galería y cafetería: 10 de septiebre de 2009

RICARDO IBARRA

La galería y la cafetería del Larva (Laboratorio de Arte Variedades) ya tienen arrendatarios: Patrick Charpenel, José Noé Suro y Ernesto Morales, autorizados el día de ayer por los regidores del Ayuntamiento de Guadalajara.

Respecto a los arrendatarios, Eugenio Arriaga, director de Cultura del Ayuntamiento tapatío, dijo que “quienes se harán cargo de administrar el servicio de cafetería, pero también quienes van a hacerse cargo de la galería, sin cobrar nada, van a asegurar en el centro de la ciudad tener una agenda interesante, internacional y con lo más novedoso de las expresiones del arte contemporáneo”.

El costo de la renta de ambos espacios será de 11 mil pesos, cantidad determinada por la Tesorería, “en función a la fórmula de la Ley Municipal de Ingresos que se tasó en las posibilidades más altas”, explicó Arriaga.

Aunque falta definir detalles, como la duración del contrato y los compromisos de quienes tendrán la administración de ambos espacios.

A diferencia de la cafetería, el acceso a la galería continuará de manera gratuita, de acuerdo con el titular de la Dirección de Cultura del Ayuntamiento de Guadalajara.

La inauguración del nuevo espacio remodelado será el próximo 10 de septiembre, con la obra del neoyorquino Adam Pendleton, quien ofrecerá ahí mismo un performance.

La Dirección de Cultura continuará a cargo del foro del Larva, tanto de la nueva videosala y biblioteca, que serán inauguradas en una segunda etapa.

El programa de actividades futuras estará en manos de Charpenel, Suro y Morales. Las obras de remozamiento que recibe el antiguo Cine Variedades concluirán dentro de un mes como máximo.

Para estos trabajos, el Ayuntamiento de Guadalajara ha invertido 10 millones de pesos, de los cuales, queda aún alrededor del 30% de dicho presupuesto.

La inauguración de la galería y el café: el 10 de septiembre de 2009Adam Pendleton, quien inaugurará la galería con su obra, ha expuesto principalmente en foros de Estados Unidos y en Italia.

Fotógrafos que caminan la ciudad

Vistazo del Teatro Degollado, desde la lente de Maryl González

Vistazo del Teatro Degollado, desde la lente de Maryl González

RICARDO IBARRA

La ciudad tiene ángulos y perspectivas que en ocasiones solo pueden ser vistos a través de una lente fotográfica. En 2007 surgió un experimento ocioso para captar imágenes inusuales, convivir con otros dentro del espacio urbano y compartir las fotografías en internet. Con el tiempo, este experimento se constituyó en un equipo llamado El Lente Tapatío, un proyecto que ha montado innumerable cantidad de vistazos de la ciudad a la red.

Esta agrupación tiene más de 300 miembros, muchos de ellos fotógrafos aficionados y otros ya profesionales y egresados de alguna licenciatura o taller de artes visuales. Una de las fundadoras de este grupo es Maryl González. Reconoce que cuando comenzó esta comunidad fue por la necesidad de aprender mejores técnicas fotográficas y encontrar amigos con el mismo gusto por la lente.
“Empecé a subir mis fotos a http://www.flickr.com, pero quería saber si había más gente de Guadalajara con este mismo
gusto, para convivir y conocer a más fotógrafos. Yo era meramente amateur. Encontré a un grupo llamado Vivir Guadalajara, pero ellos solo tomaban imágenes de la ciudad. Yo quería recorrer otros lugares y formamos El Lente Tapatío, con Raymundo Panduro, y ya tenemos más de tres años”, señala Maryl González.

El grupo organiza foto tours, mínimo cada mes, para principiantes que quieren aprender de otros fotógrafos y convivir. “Muchos, al principio no sabemos tomar fotos de noche, salen barridas y cosas por el estilo, así que en cierta ocasión organizamos un foto tour nocturno para aprender. Salimos todos con tripié y cámara; quien no sabía, nosotros le decíamos cómo. Nos instalamos en la glorieta Niños Héroes, todos alineados frente a la calle. Con las indicaciones adecuadas, a muchos les encantaron los resultados”.

Efectos logrados con la cámara, estilos, técnicas, composición, cómo trabajar la imagen con algún software son algunos de los descubrimientos grupales. “Nos pasamos tutoriales que encontramos en internet para que la gente sepa cómo se hacen otros trabajos. Considero a Alejandro Torres casi mi maestro de foto. Me dijo que tenía buen ojo y para no perder tiempo en alguna licenciatura, me dio enseñanzas prácticas. Nos apoyamos mucho con la información de internet y lo que nos compartimos en los recorridos”, cuenta Mary González.

El grupo ha levantado imágenes de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), Tapalpa, Chapala, Ajijic, Guachimontones, Mexcaltitán, La Tovara, lugares de Michoacán y otros. También han explorado temas iconográfcios, como el Templo Expiatorio, la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres o la Catedral.

La difusión de estas fotografías por internet ha hecho que incluso muchos de los integrantes de El Lente Tapatío ganen concursos locales y nacionales, como Maryl González, diseñadora profesional que ha realizado diversas sesiones fotográficas al aire libre y en estudio, tanto para revistas, como para páginas de internet.

Ya planean llevar este ejercicio a un plano más laboral, al integrarse ocho de ellos en lo que será Casa Fragma, fotografía, arte y diseño.

Las imágenes recopiladas por el grupo están en http://www.flickr.com/groups/lentetapatío. Ahí mismo, los interesados pueden inscribirse al grupo y revisar las invitaciones mensuales.

El retorno a los murales

Jesús López Vega posa abrigado por su mural, en el Centro Cultural de Ajijic. Foto: Edmundo Pacheco

Jesús López Vega posa abrigado por su mural, en el Centro Cultural de Ajijic. Foto: Edmundo Pacheco

RICARDO IBARRA

Cuando el pintor Jesús López Vega comienza a relatar el reciente apogeo de los murales pictóricos distribuidos en distintos puntos, tanto de Chapala, como de Ajijic, detalla, en principio, por qué ha resurgido en esta región la fuerza pública del muralismo.

Como nubes, el lago de Chapala atrajo durante el siglo XX a una considerable cantidad de renombradas mentes internacionales. Y descargaron en estos escenarios algunas de sus obras. En esta atmósfera de paraíso terrenal escribió el inglés P.H. Lawrence, el libro La serpiente emplumada. En estos mismos parajes residió otro nativo de la Gran Bretaña, Aldous Huxley, autor de la célebre novela Un mundo feliz. El pintor mexicano David Alfaro Siqueiros habitó una antigua posada del lugar. Aquí encontró imágenes narrativas Agustín Yáñez, mismas que soltó en Flor de juegos antiguos. Pero quien más efectos logró entre los lugareños y en su perspectiva artística, fue la norteamericana Neil James Campbell, según la recuerda el muralista nativo de Ajijic, López Vega.

Esta mujer, describe el pintor, llegó a la zona para recuperarse de una caída que partió en tres una de sus piernas, durante una caminata por el volcán Popocatépetl. Le recomendaron sumergirse en las aguas termales de San Juan Cosalá –a unos kilómetros de Ajijic–, y lo hizo. Disfrutó tanto la región, que llegó para quedarse por los siguientes 50 años. Tras convivir con las ideas de Diego Rivera, Frida Kahlo, José Vasconcelos, incluso con algunos maestros del Japón, decidió abrir en su casa un taller de pintura para niños. Vivió en ese sueño de los 48 a los 98 años.

Egresaron del laboratorio, artistas que hoy tienen eco en vocablos internacionales. Entre ellos: Javier Zaragoza, Florentino Padilla, Antonio Cárdenas (conocidos como la primera generación); Armando Aguilar, José Castañeda, Antonio López Vega (segunda generación) y Juan Navarro, Daniel Palma y el mismo Jesús López Vega (tercera generación).

El taller aún existe, tiene 52 años de existencia en la antigua casa de James Campbell, conocida hoy como el Lake Chapala Society, y los niños aún frecuentan ahí los colores, formas y texturas.

En 1982, cuando el agua comenzó a alejarse de las orillas convencionales de Chapala, López Vega y otros artistas descubrieron en la arena piezas de barro con estilos de corte prehispánico. Esa experiencia, junto con otras vivencias que compartió con los grupos de huicholes que arribaban a uno de sus cinco principales centros sagrados, Xapawiyemeta (conocida como la Isla de los Alacranes, en el interior del lago), cambiaron su percepción del arte y la vida. Los elementos indígenas jamás abandonarían su trazo.

Ahora que el lago logró recuperarse gracias a los distintos trasvases de años pasados, hizo crecer también el arte en los espacios públicos. Y emergió con la escuela muralista. La añoranza por aquel pasado encantador de Chapala, sin ruido ni bullicio, sin anuncios publicitarios por encima del paisaje natural, la plenitud de vegetación y vida, crea en algunos artistas locales nostalgia y añoranza por lo que era.

“En los años setenta”, relata López de Vega, “comienzan a llegar olas de extranjeros, pero ya no con ese carácter altruista de aquellos primeros años del siglo XX, sino otros, con la mentalidad de hacer business. Entra el tiroteo de los bienes y raíces, que es lo que controla aquí la economía. Son más de 20 organismos, de estos, que nosotros hemos contado. Empieza la cuestión burocrática entre ayuntamiento y extranjero, sobre la plusvalía de las tierras. Por herencia de mis abuelos nosotros tenemos una tierra muy grande, pero nosotros no podemos habitar ese terreno porque la plusvalía está a mil 500 pesos el metro cuadrado. Es una locura. Para hacer una subdivisión, prácticamente tendríamos que volver a comprar el terreno”.

Estos conceptos forman en la mentalidad del artista una añoranza, y a la vez, “cierto coraje y reclamo hacia lo que antes era el pueblo”.

Su reciente mural, “El nacimiento de Teo Michicihualli”, inaugurado apenas en julio pasado en el Centro Cultural de Ajijic –y que tardó dos años y medio en concluir–, describe un viejo mito compartido entre los ribereños, la de la relación entre la luna, el lago y el espíritu femenino que lo custodia: Michicihualli. Tiene otros componentes, como algunas de las piezas extraídas del lago cuando estaba seco, y que eran ofrendadas por los antiguos lugareños al agua y su espíritu. Contiene símbolos huicholes, como el híkuri, el niérika y el tzikuri. Por este trabajo, López Vega recibió 76 mil pesos, con apoyo del PACMyC, el ayuntamiento de Chapala y donaciones altruistas.

Uno de los primeros talleristas de la escuela de James Campbell fue el señor Javier Zaragoza, quien actualmente traza el mural que llevará por nombre “La ribera del lago de Chapala”, en un viejo muro de contención situado en un costado de la primera carretera que iba de Guadalajara a este sitio, cerca ya del centro y a un costado del malecón. Alrededor de 50 metros de muro que planea terminar en diciembre de este año.

Al igual que López Vega, y como los tlacuilos de épocas prehispánicas –narradores de la historia a través de la pintura–, Javier Zaragoza, con su look al estilo de un Hunter S. Thompson tropical, retrata los distintos episodios de Chapala, desde su conquista por los españoles, su participación en la Independencia, la llegada del tren, la pesca, el comercio y los días recientes.

Mientras haya agua habrá vida en Chapala, y si hay vida, habrá arte.

¿Festejo?
El 9 de agosto celebramos el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, por decreto de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
La Declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas enfatiza aspectos que no han sido acatados por los gobiernos de México ni del mundo, como los principios de igualdad y no discriminación. Establece el derecho a la autodeterminación y al mantenimiento y fortalecimiento de sus particulares instituciones políticas, legales, económicas, sociales y culturales, conservando igualmente su derecho a la total participación en la vida pública.

Las sábanas intrusas

rastros5

 

RICARDO IBARRA

Una maleta cargada de arte cruzó las fronteras de América Latina y fue abierta para mostrar su contenido al público: unas sábanas trazadas por pintores de México, Chile, Perú, Bolivia, Argentina y Paraguay, que serán expuestas en la galería subterránea del Tren Eléctrico Urbano, localizada en la estación Juárez, e inauguradas hoy a las 20:00 horas.

Juan Guerrero, pintor michoacano y uno de los creadores de esta exposición itinerante titulada “Rastros: El ojo privado”, comentó que la idea de pintar sobre sábanas de uso común surgió con la intención de ajustarse al presupuesto de los artistas latinoamericanos, pues es un material accesible y fácil de transportar, dobladas dentro de una maleta, sin preocupaciones por la aduana.

Además, es una buena metáfora, señaló el pintor zamorano, Benjamín Arroyo: “Es el lugar donde se procrea y donde se muere. Cada sábana es una metáfora de la fragmentación de los países de América Latina (aunque culturalmente unida), de la intimidad, del territorio, lo privado que se hace público”.

Las 20 obras fueron realizadas con distintas técnicas, como el collage, acuarela, acrílico, óleo, estampado, arte objeto. Esta exhibición estuvo ya en otros países de Sudamérica, y posiblemente regrese a Argentina.

La exposición, organizada por la Secretaría de Cultura, estará presente hasta los primeros días de septiembre. Algunos de los artistas participantes son: Carlos Rodal, Carmen Genis, Ricardo Vaillarreal, Mariela Leal, Marco Durán y Joaquín Sánchez.

Iconos de la Revolución

Muestra de la exposición fotográfica

Muestra de la exposición fotográfica. Foto: Elizabeth Barrera

RICARDO IBARRA

Los sombreros, las carrilleras, las botas polvorientas, el bigote largo y retorcido, esas imágenes que se han convertido en el imaginario colectivo como iconos de la Revolución Mexicana fueron captadas por la lente combativa de Jesús Hermenegildo Abitia Garcés, conocido en vida simplemente como el Chucho Abitia, y expuestas al público en la sala Ixca Farías, del Museo Regional de Guadalajara, desde la noche del pasado jueves 6 de agosto.

Abitia  fue seguidor del general Álvaro Obregón, pero jamás cargó una carabina 30-30 ni la Winchester o el Mauser, en cambio, portó en los frentes la cámara fotográfica con la cual logró captar escenarios para los archivos de la memoria histórica, iconográfica, y para, ahora, profundizar en nuevos estudios, como fuente de información.

El Museo Regional abre de martes a sábado de 9:00 a 17:30 horas y el domingo de 9:00 a 16:30 horas. Entrada gratuita todo el año a estudiantes y maestros con credencial. También niños, adultos mayores y personas con capacidades diferentes. El lugar está en Liceo 60, en el Centro Histórico de Guadalajara. La exposición culmina el 20 de septiembre.

Todo al abstracto

La pintora Viviana Martínez contempla uno de los cuadros

La pintora Viviana Martínez contempla uno de los cuadros. Foto: Elizabeth Barrera

RICARDO IBARRA

La Galería Apollinaire logró reunir nueve artistas de la ciudad que comparten la misma tendencia hacia la composición abstracta, y lo hizo en la exposición Abstracto I, que fue inaugurada la noche del pasado miércoles 5 de agosto, en sus instalaciones localizadas en el interior del Café André Breton.

Exponen su obra Ana Paula Castillo, David Ampudia, Adrián Sánchez, Anna Cooke, Toni Guerra, Adolfo Weber, Jonathan Lameda, Neftalí Camacho y Paola Ávalos, con técnicas como el dibujo, pintura, grabado, monotipia, arte objeto y escultura.

Ana Paula Castillo presenta tres piezas de grabado, ejecutadas con tres distintas técnicas: aguafuerte, monotipia y punta seca y buril. En estas obras buscó líneas más limpias y una composición que conjuntaba espacios negativos y positivos.

Esta artista, egresada de la UdeG y ganadora de dos premios, uno estatal y otro nacional, consideró que en este trabajo reciente buscó romper con su trabajo anterior. “Sentía que mi obra estaba ya muy estudiada y que la realizaba de manera muy rápida. Así que ahora utilizo menos elementos, sin dejar de enganchar al espectador con texturas visuales”.

David Ampudia mostró una instalación de arte objeto con cinco piezas individuales y con el tiempo como hilo conductor. En su trabajo están presentes distintas piezas de relojería, con los cuales describe la vida de un ser simulado. “Narra el proceso de vida de un personaje”, describe Ampudia, desde su experiencia infantil hasta la madurez.

La obra está formada, además de pedazos mecánicos de varios relojes, por elementos marinos, como caracoles. Tiene una mariposa y cajas de aluminio.

Otro de los artistas, Adrián Sánchez, presentó tres pinturas en óleo y una escultura. Su obra es lúdica, más que figurativa. “El abstracto te permite eso. Es un idioma de la pintura que sirve para hacer una proyección instintiva y visceral, más del inconsciente, como evacuar un impulso, con consecuencias intelectuales, pero con las vísceras por delante”.

Su escultura titulada “Bulbo” conserva una apuesta por la estética, y es, además, “un homenaje a la naturaleza”, refirió Sánchez.

Armonizó la presentación de la obra, la música en vivo de jazzistas tapatíos, buenos platillos y cerveza.

Esta exposición colectiva estará expuesta al público hasta el 12 de septiembre en las instalaciones ubicadas en Juan Manuel 175, en el Centro Histórico de Guadalajara. El ingreso es gratuito, y hay menú de alimentos y bebidas.