Ruta del tequila en Jalisco

Un jimador en acción Foto: Benjha Vidhal

Agencia EFE

El Mundo

Ricardo Ibarra

El paisaje de cactus y agaves del occidente mexicano tiene una nueva manera de recorrerse gracias a la Ruta del Tequila, una sucesión de caminos por las zonas donde brotó la planta que dio origen a la bebida más popular del país.

Impulsada por el Consejo Regulador del Tequila, la Ruta recién inaugurada transporta al visitante desde sitios arqueológicos de la época prehispánica hasta antiguas haciendas coloniales, entre un paisaje que ha sido reconocido por la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

En el trayecto se pueden conocer los procesos de producción del tequila y adentrarse en pueblos del estado de Jalisco, en el noroeste del país, explicó a Efe la coordinadora general de la iniciativa, Martha Venegas.

“La Ruta del Tequila es una marca turística que define a un territorio en el estado de Jalisco con atributos temáticos que integran recursos y servicios turísticos, atractivos naturales patrimoniales y culturales propios de la identidad mexicana”, explicó Venegas.

En la ruta, EFE pudo apreciar el procedimiento de la “jima”, nombre que se le da a la cosecha del agave, conocido en el ámbito científico como “tequilana weber”.

Uno de estos “jimadores” explicó en un campo repleto de agaves azules que se le llamó jimar por el particular chillido que, al levantar la planta del suelo, hace la herramienta al cortar sus largas y estilizadas hojas.

“Vamos a gemir también se decía, porque es mucho esfuerzo el que se hace. Así se fue quedando. Ya después se decía nada más ‘vamos a jimar'”, afirmó a Efe el cosechero.

Los jimadores rebanan las hojas del agave hasta convertir la planta en una bola con forma de piña, que suben a los camiones para trasladarla a las fábricas de tequila.

Antes de llegar a la fábrica de José Cuervo y degustar el tequila con más de cuatro años de añejamiento, perteneciente a la “reserva de la familia”, la ruta se detiene en la Hacienda El Carmen, un inmueble edificado en el siglo XVI, alrededor del cual se cultivó alguna vez maíz, trigo y sorgo, pero que ahora funciona como hotel.

La recepción en el edificio de José Cuervo, asentado en el centro del pueblo de Tequila, es en el Bar de Margaritas, continúa en el área de cocción de las “piñas” del agave, para pasar enseguida al área de destilación del licor y concluir en el almacenamiento del líquido, entre distintos tipos de barricas que logran obtener variados aromas y sabores.

Por último, la cava. En este lugar almacenan tequila que ya es un tesoro en sí, pues son licores que tienen más de 100 años en bodega.

Entorno al pueblo de Tequila hay miradores desde los cuales puede contemplarse el atardecer con el paisaje agavero como protagonista, un ambiente natural trabajado por el hombre.

Además, la ruta ofrece las haciendas y aromas del pueblo de El Arenal, cabalgatas en el paisaje agavero, vistas desde las alturas del Volcán de Tequila, aventuras extremas en ambientes naturales que incluyen ríos y cascadas, el sitio arqueológico conocido como Guachimontones y los pueblos de Tequila, Amatitán, Teuchitlán y Magdalena.

RICARDO IBARRA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s