Inmortalidad humana, sólo en el cosmos

El Mundo

RICARDO IBARRA

El escritor estadounidense Ray Bradbury, autor de ‘Crónicas marcianas’ y ‘Farenheit 451’, ha asegurado este martes a sus lectores mexicanos que la humanidad debe colonizar otros mundos para lograr su inmortalidad”.
En una conferencia vía satélite desde Los Ángeles (EE.UU.) con el público de la Feria del Libro de Guadalajara, Bradbury ha asegurado que el hombre debió quedarse hace 40 años en la Luna, formar ahí una base para continuar con la exploración hacia Marte y colonizarlo, “para encontrar la inmortalidad de la raza humana”.
“¡Nosotros somos los marcianos! y el hombre del futuro es un viajero espacial; sólo viviremos eternamente cuando nos reguemos por el universo. Por toda la raza humana hay que volver a la Luna y luego a Marte, tenemos que hacerlo”, ha explicado el autor.
El hombre que subió por primera vez en un avión a los 62 años, que no tiene ordenador y es un crítico con el uso de la tecnología, ha explicado a un público compuesto principalmente por jóvenes parte de su vida, sus motivaciones para escribir y diversas anécdotas de su vida.
Bradbury, un escritor autodidacta que desarrolló una gran cultura y creatividad a través de la propia lectura, ha confesado que en los primeros años de su vida fue un insaciable lector, y que las bibliotecas públicas le dieron una formación tal que ninguna universidad le pudo dar.
El norteamericano ha aconsejado a los jóvenes ir a las bibliotecas ya que él mismo no pudo ir al instituro “porque era muy pobre” y se “pasaba tres días a la semana en las bibliotecas, durante 10 años”.
Para el autor de ‘El verano de la despedida’, “las bibliotecas son esenciales para volverse un gran estudiante; las bibliotecas son gratis y las universidades son caras”.
“Vi todas las películas existentes, vi 16 películas a la semana durante varios años. Como no tenía muchos recursos iba a las proyecciones gratuitas; proyectaban dos películas por día y cuatro los domingos. A los 20 años ya había visto entre 2.000 y 3.000 películas”, ha recordado Bradbury.
La vida del escritor, hasta encontrar la fama, estuvo marcada por su precariedad económica. “Tenía tan poco dinero, estaba recién casado y quería escribir sin gastar dinero, fui a la UCLA (Universidad de California) y en un sótano había unas máquinas de escribir a las que tenía que ponerle 10 centavos de dólar cada media hora, y en nueve días gasté nueve dólares, con eso hice la primera versión de ‘Fahrenheit 451′”, ha relatado.
Sin embargo, el suceso más crucial en su vida, según ha confesado, fue su encuentro a los 14 años con ‘Míster Eléctrico’, un mago de feria que le reveló la inmortalidad.
Bradbury ha explicado que él mismo ya se considera inmortal, porque tiene hijos y nietos, pero que al tener casi 90 años, mala vista y algo de sordera – y si además vivir para siempre-, ha tenido que dar por finalizada la charla, de más de una hora, para guardar sus energías en espera de la inmortalidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s