El milagro

Hoy hace tres años fue el día del milagro.
Nos revolcamos a un lado de la carretera. Giramos nuestras vidas en medio del desastre. Los golpes ocurrieron en la coraza de la nave y en parte de nuestros trajes galácticos. Vimos lejanas pirámides invisibles de luz y gigantes, más allá de nuestras existencias. Nosotros sobrevivimos y el cosmos reventó después, lanzándonos a terrenos insospechados y distanciados, porque la vida ocurre sólo una vez, y nosotros, como los gatos, ya gastamos dos que tres palpitaciones.
Nos desdoblamos juntos hacia el abismo y mi cabeza estalló en fragmentos de aire rojizo, empañando los cristales rotos y los fierros retorcidos. Las manos de mis amigos me salvaron y lo agradezco. Me arrastraron lejos de los duendes oscuros de la inconciencia.

Aquí seguimos en la orilla de ese camino, avanzando a un lado de la carretera de la vida, hasta llegar alguna vez a nuestra verdadera casa, en algún lugar.

Eso fue un 12 de octubre, en la carretera a Vallarta, rumbo a la ceremonia del tambor.

Gracias a Adriana, Érika y Óscar, por compartir ese momento aquí en la tierra; por la locura, la lucidez, la fuerza y el amor.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s