Porno infantil en Facebook

Ricardo Ibarra

SAN FRANCISCO.— Qué ironía. En Facebook aparecen las fotografías de hombres sin rostro. Con la cara oculta. Desnudos. Sin ropa. ¿Por qué aparecen así en un medio tan grande y público?

Están así porque son violadores de niñas y niños menores de 13 años. Y les satisface presumirlo a toda la red.

Pero, ¿cómo llegaron las fotografías de estas agresiones sexuales contra pequeños de distintas regiones del planeta, hasta Facebook?, ¿quiénes son los usuarios que suben estas imágenes? Nadie sabe.

Los dueños de la más grande red social en internet no denuncian a los creadores de estas cuentas, por lo que no hay seguimiento policiaco.

La investigación la realiza Lydia Cacho, periodista mexicana que desde hace más de 10 años ha denunciado a sacerdotes católicos pederastas, a funcionarios públicos involucrados en el tráfico de gente, a empresarios adinerados que obtienen placer violando cuerpos tiernos, a mafias que operan con vínculos locales e internacionales.

Por este trabajo en defensa de los derechos humanos de niñas, niños, mujeres y hasta hombres, Amnistía Internacional invitó a Lydia Cacho a San Francisco, donde celebraron los 50 años de este organismo y donde también llegó para recibir un reconocimiento y para charlar sobre el periodismo hecho en México.

En el hotel Fairmont, donde anduvo la periodista, logramos entrevistarla sobre estos temas que muchas veces, a pesar de que están ahí bajo la luz pública, pocas veces se abordan, hablan y discuten, como si fueran un secreto prohibido.

El Mensajero: Hemos visto que en sitios como Twitter, has denunciado a pederastas que operan en Facebook, ¿cómo surgió esta línea de investigación?
Lydia Cacho: Hace años cuando comencé las investigaciones sobre pornografía infantil, cuando conocí a las primeras víctimas del caso Succar (Jean Succar Kuri, empresario que confesó acciones pederastas en México) que escribí en Demonios del Edén hace más de seis años, me llamaba mucho la atención las niñas que explicaban cómo él subía en su computadora y mandaba por correo electrónico todas estas fotografías y videos que les hacía a las niñas, porque además se los presumía a las pequeñas, niñas de 7 hasta 13 años, y entonces cuando la policía federal por fin descubre la computadora de Kuri y logra sacar la información, saca unas fotografías brutales de esas pequeñititas, siendo violadas por varios hombres cuyas cabezas no se miraban, pero todo el cuerpo desnudo sí. “Con toda esta información, la pregunta que siempre nos hacíamos con el agente federal —honesto— con el que estuvimos trabajando en este caso, era ¿quién tiene estas fotografías, donde terminaron? Así como con Succar Kuri se pudo demostrar que producía la pornografía, teníamos que encontrar —y aquí están las niñas, todos los otros hombres que están circulando miles de fotografías— cómo tienen acceso a esos niños y niñas. Nos falta esa información y hay que encontrarla, son humanos no son fotografías”, describe Cacho.

La era Facebook
Después de ese periodo, Lydia Cacho encontró a un grupo que seguía a pederastas en redes como Twitter, Myspace y Facebook. Y descubrió que muchas de las imágenes pornográficas llegaban a esas plataformas.

EM: ¿Cuál es la responsabilidad de Facebook en esto?
LC: Es impresionante, el problema con Facebook de que no asuma responsabilidad legal. Ellos lo que dicen es que no son legally binding (jurídicamente vinculados), como dicen los americanos, y que ellos lo que hacen cuando se denuncia una página con pornografía infantil es cerrarla.

Lo que sucede después, cuando los administradores de Facebook cierran estas cuentas es que no queda rastro de los usuarios. Lo explica Cacho: “Facebook cierra la página y 24 horas después el mismo usuario está abriendo una página nueva en Facebook, con la misma información. El problema cuando la cierran así es que no tienen la evidencia para que la policía los persiga”.

Lydia Cacho, escritora de la potente denuncia de pederastas en México en el libro Demonios del Edén y quien recientemente publicó Esclavas del poder, una investigación de mafias en 47 países y traducido en menos de un año a siete idiomas, hace una solicitud a los dueños de Facebook: “Lo que se les está pidiendo en todo el mundo a Facebook es que asuma la responsabilidad. Tú creaste un medio muy importante y valiosísimo, no se trata de satanizarlo, pero sí toma esta información, mándala a la ciberpolicía de ese país y luego cierra la página para que puedan tener el IP, las direcciones, etcétera, y darle seguimiento al victimario de esos niños (…), tienen un gran poder y deberían usarlo también para ayudar a la infancia”.

Entrevista publicada en El Mensajero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s