Del sueño americano a la realidad mexicana

Este fin de semana El Mensajero publica el especial multimedia “Del sueño americano a la realidad mexicana”, una cobertura periodística que realicé en la frontera noroeste de México, entre las ciudades de Tijuana y Mexicali.

Esta presentación muestra que la ruta para llegar a Estados Unidos es un camino salvaje, que alcanza su episodio más espinoso en México. Este nomadismo norteamericano es para millones de seres errantes una brutal iniciación a las viejas carencias de este naciente siglo 21.

Sicarios armados hasta los dientes, pandillas tatuadas con la maldad, un tren apodado “la Bestia”, la perversión policiaca, el perenne racismo mexicano, el engaño y la traición del “coyote”, la ilegalidad, el muro, el hambre, la sed, son todas pruebas que deben superar los migrantes para salir vivos de este masivo éxodo por la supervivencia.

“Del sueño americano a la realidad mexicana” presenta los rostros y las voces de esas personas que pasan muchas veces como datos, cifras o números de un fenómeno que no es nuevo, pero sí cada vez más peligroso y mortal.

Lo que viven los migrantes centroamericanos, que por fuerza deben pasar por territorio mexicano, los enfrenta a la dura realidad de andar como presas entre águilas y serpientes.

México padece una severa crisis humanitaria que ni la nueva ley de migrantes podrá remediar, así como la Constitución de 1917 no ha podido brindar los derechos básicos a los ciudadanos en casi 100 años.

Esto es un retrato cruel del noroeste de México: la última frontera de la mal llamada Latinoamérica.

Espéralo este 2 de octubre.

El calor de Alaska

Cuando todo estaba frío, gris, mojado y triste, salió el sol en Juneau, Alaska, ¡durante dos días continuos! –un suceso casi insólito en aquel lejano lugar con picos nevados–. Entonces logré finalmente conocer a gente amable que, a pesar de las condiciones friolentas, están llenas de calor y humanidad, como los trabajadores del salmón, Juan y David; la pareja regia Manuel y Dana; la señora Gloria del restaurante El Zarape; Lupita, esposa del alcalde de Juneau, y más personalidades que ya conocerán.

Sin duda, los lugares lo hacen las personas, y los paisanos hacen de Alaska un lugar mucho más cálido, aunque sea en el termostato emocional.

Revisen las crónicas, fotos y videos de este viaje en la edición decembrina de El futuro es ahora | Censo 2010, de impreMedia.

Aquí solo un vistazo a aquellos rostros y paisajes.

Cierre de temporada

1316981279077

Y justo cuando llego a Juneau, cierre de temporada. La gente comienza a abandonar este desolado pueblo. Empezará el frío extremo y son pocos los que se quedan. Si se van los barcos, se van los turistas. Si se van los turistas, se va el dinero. Si se va el dinero, cierran los negocios. Si cierran los negocios, no tengo historias… o al menos tengo la historia del éxodo.

RICARDO IBARRA

Desolación

1316976720418

Ayer partió el último barco turístico de visita en Juneau, con lo cual también se fueron los ingresos de esta pequeña comunidad fría y aislada. Los locales comerciales lucen con las puertas cerradas. El silencio de la humanidad deja escuchar el graznido de pájaros. Fluyen los arroyos con agua gélida de las montañas. La naturaleza sigue viva. Hoy, domingo, fin de la temporada económica de Juneau, hasta el teleférico quedó como inmovilizado por las frías corrientes del viento norte.

RICARDO IBARRA