Desolación

1316976720418

Ayer partió el último barco turístico de visita en Juneau, con lo cual también se fueron los ingresos de esta pequeña comunidad fría y aislada. Los locales comerciales lucen con las puertas cerradas. El silencio de la humanidad deja escuchar el graznido de pájaros. Fluyen los arroyos con agua gélida de las montañas. La naturaleza sigue viva. Hoy, domingo, fin de la temporada económica de Juneau, hasta el teleférico quedó como inmovilizado por las frías corrientes del viento norte.

RICARDO IBARRA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s