Esta es la Primavera Mexicana

Algo están generando las redes sociales en México. Tanto, que el equipo del candidato a la presidencia de aquel país, Enrique Peña Nieto, tuvo que contratar a un equipo de trolls para hacerlo repuntar en estas plataformas durante el debate del 6 de mayo.

No es que Twitter, Facebook o YouTube sean un control remoto para cambiar a distancia la ensangrentada programación que padece la República Mexicana –con más de 60,000 muertos en casi seis años–, pero el uso que hacen de las redes los ciudadanos, más la acción pública, como la libre manifestación de estudiantes de la Universidad Iberoamericana el viernes 11 de mayo –donde enfrentaron a EPN con gritos de “asesino”, “cobarde” y “Atenco no se olvida”–, demuestra que para transformar la realidad nacional, hay que twittear, sí, pero también levantarse del sillón.

A través de las redes sociales –lejos de los medios convencionales como la tele, la radio o los periódicos, controlados por el capital–, los usuarios les quitan esas máscaras que describía Octavio Paz en “El laberinto de la soledad” a policías sin uniforme que golpean a joven anti EPN en Veracruz; señalan a empleados prepotentes de Televisa que todavía se consideran el monopolio audiovisual de la calle; y desenmascaran a funcionarios públicos y hasta a medios de comunicación alineados con los del poder.

Es cierto, en México la población con acceso al internet es minoritaria, mas está probado: lo que en las pantallas se enciende, en las calles se riega.

Las redes sociales desnudan a cínicos, soberbios y ladrones; descomponen la cara bonita del personaje de los espots; señalan la hipocresía de funcionarios públicos que están supuestos a servir a sus comunidades.

Esta Primavera Mexicana, como la llamó el periodista Jenaro Villamil –en comparación con la Primavera Árabe–, es necesario continuarla hasta el día de las elecciones el 1 de julio, no con violencia, sino con manifestaciones públicas civiles y pacíficas, y además, emitiendo el voto dn las urnas; para los que estamos en el extranjero y realizamos el proceso del IFE, enviar nuestros correos electorales antes de la última semana de junio.

Aunque cuidado, haciéndole honor al recién fallecido Carlos Fuentes, como dijo alguna vez acá en San Francisco, hay que tener cuidado con los coletazos de los viejos dinosaurios del PRI, que no tan fácil se rinden.

Y, sobre todo, es necesaria la organización ciudadana para evitar un nuevo fraude como el ocurrido en 2006 con Felipe Calderón usurpándole la silla a Andrés Manuel López Obrador y más atrás en 1988 con Carlos Salinas de Gortari a Cuauhtémoc Cárdenas.

Si un nuevo fraude sucediera, entonces, la Primavera será Verano.

 

Anuncios

Narcocorrido de la Casa Blanca

 

Escribo a propósito de la reunión entre el caricaturista Rius (Eduardo del Río) y el poeta mexicano Javier Sicilia en Nueva York el jueves 10 de mayo, donde junto con Noam Chomsky recibirán un reconocimiento de la NACLA (North American Congress on Latin America), en su aniversario 45.

Durante una mudanza reciente –luego les contaré sobre los altísimos costos de renta en San Francisco–, encontré una revista de El Chamuco y los Hijos del Averno –número 225–. Me pareció el mejor momento para compartir un “narcocorrido prohibido” insertado en esa edición.

La revista de El Chamuco –casa caricaturesca de Rius, El Fisgón, Helguera, Hernández, Patricio y otros– había respondido al llamado del gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez, Malova, de prohibir en mayo de 2011 la difusión de narcocorridos en bares, cantinas y centros sociales con permiso para vender alcohol.

A continuación tan sólo la mitad del “Narcocorrido de los narcopresidentes”, escrito por Pedro Miguel e ilustrado por Alejandro Magallanes.

Nada más recuerde leerlo a ritmo de cualquier canción de los Tigres del Norte o Tucanes de Tijuana. ¡Ajúa!

Metiéndose un pericazo

andaba Barack Obama

y en eso volteó la vista

a la tierra mexicana.

Llamó a la Hillary Clinton

y llamó a Carlos Pascual:

“Quiero que armen, allá abajo,

un desmadre sin igual.

“Denle granadas al narco,

y rifles a Calderón

y que entre los mexicanos

empiece la matazón”.

Dicen que Barack Obama

es sirviente de los Bush

y quería vender armas

a sus vecinos del sur.

Soñaba con las divisas

que lava la economía.

“Pa’ que progresen los bancos

hay que mercar cocaína”.

“–Calderón, en tu gobierno

quiero meter mis narices.

–¡Ay, Barack!, ¡Que me sonrojas

con las cosas que me dices!”

Barack la tiene muy fácil

siendo el otro tan chiquito

y si además se le entrega

recostado de pechito.

“–Felipe, quiero que mates

más criminales ojetes.

–Yo hago lo que tú me pidas

si me compras más juguetes”.

–Felipe, vamos a darnos

un pasón de mota fina.

–Barack, lo que a mí me gusta

son los tiros te tequila.

–Dime, valiente Felipe,

¿Por qué no agarras al Chapo?

_Barack, no te hagas pendejo,

que ese está bajo tu mando.

Sicilia en San José

Y también en San José, en la alta California, estará Javier Sicilia debatiendo sus ideas del cambio pacifista en México con el comentarista de CNN Ruben Navarrete, moderado por Samuel Orozco, de Radio Bilingüe.

Esto es hoy 4 de mayo a las siete de la noche en el auditorio Morris Daley, One Washington Square, de la Universidad del estado de San José.

En esta misma ciudad, pero el lunes 7, Sicilia impartirá la conferencia “La emergencia nacional de México y el rol de los Estados Unidos”, en el Mayfair Community Center (2039 Kammerer Ave., San José, CA 95116), a partir de las 5:00 pm, con acceso libre y gratuito.

 

Rambo, mercenario y cazafortunas

Primera escena

Un hombre va a la guerra de Vietnam y desarrolla fuertes sentimientos antisociales al regresar a Estados Unidos. En un ataque de furia, este sujeto llamado John Rambo extermina a una jauría de policías estadounidenses que lo cazaban en las montañas cercanas a un pueblo llamado Hope (Esperanza), supuestamente en Washington, a principios de los años ochenta.

Segunda Escena

Este mercenario, un “Boina Verde” de la milicia yanqui, vuelve al ataque en una misión encubierta en Vietnam, con el objetivo de rescatar a prisioneros de guerra.

Tercera escena

Una acción encubierta lo lleva a Afganistán, donde hace alianzas con los rebeldes locales. Los ayuda a eliminar al enemigo: los odiados rusos de finales de los ochenta.

Cuarta escena

Después de 20 años desaparecido, el héroe solitario aparece en Tailandia en 2008, para rescatar a un grupo de cristianos secuestrados por la mafia de aquel país.

Quinta escena

Rambo es un personaje de ficción. Lo encarna uno de los actores enriquecidos por la industria fílmica de Hollywood, Sylvester Stallone. Recientemente adelantó a MTV News la historia de la quinta y última película de la saga Rambo: “Me muero por hacer otro Rambo. Él estará en la frontera de Arizona y finalmente deberá volver a México. No creo que a ´Rambo´ le gusten esos maleantes”.

Lo último que nos faltaba. Rambo al ataque contra el crimen organizado de México, al igual que la administración de Barack Obama, al igual que el gobierno de Felipe Calderón, al igual que la DEA con fatales estrategias como “Rápido y Furioso”.

Si en algo ha sido exitoso Stallone es poniendo su dinero donde los señores de la guerra ponen la bala. Negocio redondo. Ya combatió a vietnamitas, a rusos, tailandeses, ¿querrá en verdad querer meterse con los mexicanos?

***

Por cierto, hoy recordarán en ocho ciudades de Estados Unidos a Anastasio Hernández, mexicano torturado y asesinado por agentes fronterizos estadounidenses, entre Ciudad Juárez y El Paso.

Las actividades serán en San Francisco, Boston, Los Ángeles, Miami, San Diego, Caléxico y el sur de Texas.

Presente.org reporta que al menos ocho personas han sido asesinados a lo largo de la frontera en los dos últimos años y ningún agente de la patrulla fronteriza ha sido procesado, mucho menos encarcelado por estos actos brutales contra la comunidad migrante.

Humildad y Dignidad

 

Rebeldía contra los dioses

Cuando los mexicas dominaban Mesoamérica desde la sagrada ciudad de Tenochtitlan -en lo que ahora es la capital de México- eran los macehuales quienes sostenían la prosperidad del pueblo. Había campesinos, pescadores, artesanos, mercaderes, quienes generaban la riqueza regional, para que una clase de nobles pudiera gobernar.

Ahora, en nuestros tiempos, aquellos macehuales somos nosotros: trabajadores, empleados, obreros, quienes alimentamos la estructura social de este sistema económico que nos domina.

Pero sucede que ahora este sistema económico capitalista está moribundo, porque ya no tiene para dónde crecer, porque está basado en la depredación y explotación de los recursos naturales de esta agotada Madre Tierra, con cada vez menos bosques, ríos y minerales, saqueados por corporaciones transnacionales que se enriquecen con nuestros esfuerzos, los recursos humanos, como si los dueños de esas compañías fueran los amos del planeta y de los que lo habitamos.

Por eso este 1 de mayo, los trabajadores -y desempleados- de los Estados Unidos saldrán a las calles en una huelga nacional, porque estamos hartos de este sistema que enriquece a los ricos y empobrece y endeuda a todos los demás, a nosotros, los macehuales -el 99%, para ponerlo en un contexto contemporáneo-, que permite que un pequeñísimo porcentaje de la población viva como nobles en un modelo creado para que así sea, para que haya unos cuantos ricos y una abundante masa de seres explotados.

En Oakland, la Marcha por la Dignidad y la Resistencia comienza este martes a las 3 de la tarde en la plaza de Fruitvale y concluye con una protesta en la plaza Frank Ogawa. Y como ésta, habrá réplicas en más de 100 ciudades de todo el país.

Es importante que también los inmigrantes salgamos a manifestarnos, pues es nuestra fuerza la que dinamiza el motor económico de esta nación. Y recordarles a los gobernantes que venimos para acá porque precisamente en nuestras tierras remotas no hay empleos dignos para una calidad de vida decente, que estamos acá peleando por una reforma migratoria integral que permita a la raza vivir sin sentimientos de inferioridad.

Por cierto, este humilde Macehual agradece a impreMedia este foro de expresión, y a ti por leer ésta, mi primera participación bloguera.

Humildad y Dignidad

 

A %d blogueros les gusta esto: