Gay Parade San Francisco

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sodoma, ¡ahora!

Ricardo Ibarra

SAN FRANCISCO.- Esta es una ciudad biodiversa, en donde el inglés es mascado con los sabores de distintas lenguas. Es una zona multiracial y multisexual. Camino a cualquier bar puedes ser asediado con el clásico grito de “I love you”, lanzado desde la ventana de algún coche en movimiento, pero no siempre proveniente del pecho de alguien del sexo opuesto. No es broma. Sentado en uno de los sillones de una cantina, intoxicado en alcohol, charlarás con personas. Pero pasados algunos minutos te preguntarán si eres gay: “sólo por corroborar, sabes… es San Francisco”.

Una de las avenidas principales de la ciudad es Market. Atraviesa las áreas comerciales. Cualquier día del año a cualquier hora podrás ver colgando del alumbrado público las banderas arco iris que representan a la comunidad LGBT. Es, pues, para decirlo con palabras, la ciudad gay del mundo. Claro, también flotan por todos lados las banderas de las barras y las estrellas, para no perder la equis en el mapa.

Ser straight tiene sus consecuencias. Aunque no todos ni todas son homosexuales, es complicado lograr una comunicación efectiva con los otros, cuando no es el lenguaje del amor, el placer o el deseo los que construyen el puente. Como toda metrópoli, los individuos son eso: fragmentos disueltos en el todo, especies solitarias que no vibran unas con otras. Salvo en ocasiones especiales. Cuando la energía magnetiza al otro con niveles similares de atracción.

Caminar con un saco largo, gorra, una mochila repleta sobre los hombros, una sleeping bag atada al bulto y una cobija bajo el brazo, puede emitir cierta frecuencia en las relaciones humanas: los homeless son locos que no dejan de hablar consigo mismos y si tienes facha de que andarás cerca del territorio, los tendrás en tus espaldas buena parte del recorrido.

Andar por el downtown, debajo de tantas estructuras largas y estilizadas, crea la sensación de estar en el fondo de un lecho marino, con una multiplicidad de peces extraños devorándose unos a otros. Las ráfagas de viento de hasta 40 hilómetros por hora pueden simular las corrientes submarinas del fondo oceánico. Las banquetas son, en todo caso, el abismo de los rascacielos.

El San Francisco Pride Parade en sus 40 and fabulous, ocurrido en julio de 2010, tuvo como centro, el falo. Bajo los largos edificios. En representaciones de goma. Plasmado en camisetas. En figura de instrumento de placer. En un espectáculo oculto a los ojos del público detrás de unas sábanas, donde un hombre negro acariciaba su pene con aceites frente al morbo de los otros.

Aquí están algunas postales de aquel festival ocurrido en mitad del 2010. Que sean las imágenes las que hablen de chichis, nalgas y pitos.

Milenio

La Jornada

Sensacional D

Sueños ciudadanos

Este video integró la programación del Festival Internacional de Cine en Derechos Humanos, organizado a finales de mayo de 2010, en la Ciudad de México.

La proyección de este trabajo periodístico ocurrió en las salas de Cinépolis, los días 24 y 26 de mayo.

Este tema fue también portada de la tercera edición de la revista Manos Libres, bajo el título Aprendiendo a Sobrevivir y en interiores Bienvenidos a la Sobrevivencia.

Movimiento en 2010, pero sin violencia

Yahoo

El Universal

RICARDO IBARRA

El escritor Carlos Fuentes se pronunció hoy a favor de que el Bicentenario de la Independencia de México, a celebrarse en 2010 junto con los cien años de la Revolución, no traiga consigo un estallido de violencia.

El escritor, que participó en una mesa redonda sobre las independencias americanas en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), hizo su alusión dadas las “fechas cabalísticas” que son para México 1810 y 1910.

“Vamos a movernos, pero yo espero que no sea un movimiento violento”, dijo en alusión a las voces que pronostican un cambio para el país a través de un estallido social, como en el año diez de cada uno de los dos últimos siglos

Con casi la mitad de sus 107 millones de habitantes en la pobreza, caída generalizada de la economía y una creciente violencia del narcotráfico, parte de la población expresa cotidianamente su descontento por la clase política y su gestión de la nación.

“Espero que accedamos a un año diez en que le demos prioridad a la educación, a la justicia, al pluralismo, ante un país muy dividido, con estructuras políticas muy endebles, con partidos políticos nada confiables, con personalidades públicas menos que confiables”, señaló Fuentes.

El escritor, uno de los autores más respetados del país, ha caracterizado su obra por reflejar en ella el lado más oscuro del poder en la sociedad mexicana, siempre con un toque sardónico que desnuda los males endémicos del país.

Por su parte, el ensayista e historiador cubano afincado en México Rafael Rojas cuestionó si este siglo XXI será por fin el de la democracia en los pueblos latinoamericanos.

“Si para América Latina el siglo XIX fue el siglo de la República y el XX el de la Revolución, ¿será el XXI el siglo de la democracia?”, se preguntó.

“No lo sabemos, pero deberíamos tratar de no repetir el error de nuestros antepasados pensando la democracia como un sistema milagroso que por sí solo traerá equidad y desarrollo a nuestras naciones”, se contestó luego.

Rojas acababa de recibir poco antes el I Premio Internacional de Ensayo Isabel Polanco, por su libro sobre las independencias americanas “Repúblicas de aire: utopía y desencanto en la revolución de Hispanoamérica”.

En la mesa participó también el historiador mexicano Enrique Florescano, quien dijo que los últimos 200 años han traído logros sustanciosos, como la fundación de la República, la conquista de la representación política, la ambición de leyes iguales para todos, el estado laico y la integración de la diversidad territorial.

Todo ello, además, regido por el derecho, añadió.

“La cruda realidad nos dice que hoy tenemos un país partido social y políticamente en tres bloques diferentes, nuestro estado es reproductor de desigualdad”, dijo sobre México.

“Su ineficacia lo ha hecho perder legitimidad ante los ciudadanos y para colmo, está asediado por terribles poderes internos, fácticos, y externos como el narcotráfico”, expuso Florescano.

“Del Estado solo podemos esperar que sea lo menos malo posible, pero que sea”, remató.

Independencia, Revolución, Evolución

voto-nuloRICARDO IBARRA

La evolución electoral del 2009 comenzó en Internet y llegó hasta las boletas marcadas con crayón oscuro. El movimiento del voto nulo impulsado primero por ciudadanos cibernéticos terminó por conformar una red social que buscará postular distintas reformas a la Constitución mexicana y al sistema político. En Guadalajara, los anulistas lograron casi el 5 por ciento de los votos, 4 veces más de lo que anhelaba el PSD para permanecer con su registro. En el Distrito Federal fue el 10 por ciento. Un total de 2 millones de anulistas en todo el país.

Internet afecta de manera importante la conciencia, lo que hacemos, decimos o pensamos. Consume nuestro tiempo. Nos hace viajar al mismo tiempo que nos inmoviliza. Es una herramienta delicada. Eduardo Castañeda, un periodista y comunicador cercano a las discusiones ciberespaciales, creó en Facebook el grupo Abstención/Voto Nulo 2009, con la idea de extender el rechazo a la clase política por la red. Ahora el grupo lo integran alrededor de mil feisbukeros. Eso no es lo importante. Tampoco importa tanto que la cantidad de votos nulos haya sido el doble que las anteriores elecciones. “Lo importante”, reconoce Castañeda, “es consolidar el movimiento y lograr proponer una agenda que pueda ser discutida por los partidos políticos. Eso es lo importante”.

Antes de las elecciones del 5 de julio, encontré a Margarita Sierra y algunos otros integrantes del grupo Anulo mi voto, una de las agrupaciones más influyentes en el occidente mexicano. Llamaban públicamente a anular el voto, no sin la intimidación de las luces policiacas. Luego, me expondría algunos de los proyectos que quieren alcanzar en este movimiento de ciudadanos activos: búsqueda de la soberanía nacional, el control social sobre lo público, integrar los tópicos del medio ambiente, impulsar la ley antimonopolios y la ley de medios, o sea, ir más allá de la reforma electoral.

Hay otras propuestas que demanda el movimiento, al cual se han integrado al menos otros 40 grupos pertenecientes a 25 estados del territorio nacional, como son la reelección de diputados y alcaldes, revocación de mandato, candidaturas independientes o ciudadanas, eliminar a los diputados plurinominales, una reforma judicial, y una reforma electoral que dé un salto cualitativo para las próximas elecciones.

La idea de los grupos anulistas de la zona metropolitana de Guadalajara plantean la conformación de un constituyente pacífico 2010, que quiere decir “constituirnos ciudadanamente, articularnos como ciudadanos para decidir el país que queremos”, me explicó Sierra.

El próximo 18 de julio los más de 40 grupos celebrarán en Guadalajara su segunda agenda ciudadana nacional. Ahí discutirán como continuar hacia la evolución del sistema político mexicano, pues como me dijo en pocas palabras Margarita Sierra, la idea es continuar el ciclo de la democracia: Independencia (1810), Revolución (1910), Evolución (2010).