El linaje de Alejandro Colunga

RICARDO IBARRA

Las creaciones de Alejandro Colunga tuvieron descendencia. A un año de las exposiciones del artista en el Museo de las Artes (Musa) de la Universidad de Guadalajara (UdeG) y en el Instituto Cultural Cabañas, surge Caramb’art, una muestra plástica realizada por más de 600 niños y adolescentes, estudiantes en el Liceo Franco Mexicano, que encontraron inspiración en el trabajo del creador de la célebre Sala de los magos.

Los espacios del Exconvento del Carmen exhibirán a partir del viernes 4 de septiembre esta muestra que surgió a partir de la visita que realizaron los alumnos del Liceo Franco Mexicano a las exposiciones que presentó Colunga en la ciudad, en septiembre del año pasado.

El director de la escuela, Raymond Corchia, explica que “nosotros nos basamos en el sistema educativo francés y la educación artística es parte global: desarrollo de cultura general, conocimiento técnico y práctica de la creatividad. Cuando visitamos los museos, con la obra de Colunga, nació la idea de realizar este proyecto”.

Además de los trabajos realizados por niños a partir de tres años y jóvenes de hasta 18 años, la exposición Caramb’art incluye 25 grabados -algunos inéditos- de Alejandro Colunga, pertenecientes a Guacha Bato Ediciones, y otras obras originales de Ismael Vargas. En la exhibición se podrán apreciar piezas de pintura, escultura, dibujo y gráfica.

Alejandro Colunga señala que el propósito por el cual se integró a la invitación del Liceo Franco Mexicano fue para motivar a las escuelas públicas y privadas a que hagan proyectos similares. “Guadalajara, tan deshumanizada, con tanta revuelta en la política y en la sociedad, tendrán una bocanada de frescura, de entusiasmo y de espontaneidad, con sólo creer en los niños y motivarlos para no ser parte de este caos. No lo podemos permitir”, señala el artista.

“Se joden los críticos -añade-, porque estos jóvenes creadores les dicen: ‘Quítense que ahí les voy’. A las escuelas, maestros y directores: ‘No importa qué es lo que motivó al Liceo, pero hay que invitarlos a que lleven a los niños a involucrarse en el arte’”. Al proyecto se unieron directores, profesores y hasta padres artistas, que apoyaron en el área técnica. Algunos de ellos son: Cecilia Jaime, Jaime Ashida, Fernando Palomar, Ernesto Cruz, Cecilia Donoso y Jesús Vázquez.

En síntesis

QUÉ. Exposición Caramb’art

QUIÉN. Alejandro Colunga, Ismael Vargas y alumnos del Liceo Franco Mexicano

CUÁNDO. Inauguración: Viernes 4 de septiembre de 2009, 20:00 horas. Permanencia hasta el miércoles 16 de septiembre de 2009

DÓNDE. Exconvento del Carmen (avenida Juárez 638). Horario de visitas: De martes a sábado, de 10:00 a 20:30 horas, y los domingos, de 10:00 a 20:00 horas.

Fuego en Guadalajara

el-hombre-de-fuego-en-el-hospicio-cabanas

Epicentro informativo (haz clic para escuchar)

RICARDO IBARRA ÁLVAREZ

El corazon de Guadalajara esta formada por una cruz, una cruz como en la que quedó colgado Jesús el nazareno, una cruz como la que esta al frente de las iglesias católicas en todo el mundo, una cruz como la que utilizaban los franciscanos para evangelizar a los nativos de las tierras mesoamericanas.

Una paloma podría ver desde las alturas esa cruz trazada en el asfalto del primer cuadro del centro histórico de Guadalajara. En el centro vería la inmensa Catedral con sus dos torres de azulejo amarillo como el color de El Vaticano, y a cada lado: la Rotonda de los jaliscienses ilustres y la Plaza de armas. En la cabecera la Plaza Guadalajara, y la parte más larga apuntada hacia el oriente, la Plaza liberación, donde descansa la figura inmovil, con los brazos abiertos, como volando bajo un cielo azul y nubes esponjosas, el libertador de México Don Miguel Hidalgo y Costilla, quien en esta misma ciudad fundaria un periodico que se convertiría en el ideario y vocero del movimiento insurgente: El despertador americano.

En esa Plaza trabaja la señora Guadalupe, su oificio: boleadora de calzado, con más de 19 años de experiencia, segun me presumió cuando me aproximé a ella.

La Plaza de la liberacion remata con el teatro Degollado. El conjunto arquitectonico lo caracteriza su pórtico de 16 columnas corintias, un frontón triangular donde se admira la alegoría en altorrelieve de Apolo y las nueve musas, realizado en marmol. En el friso aparece la insripcion: “que nunca llegue el rumor de la discordia”, un mensaje de aquellos artistas jaliscienses que en la Guerra de reforma, mientras decoraban el edificio, llamaban a la sociedad a construir una cultura basada en la filosofía, las ciencias, las humanidades, así como las virtudes cívicas y morales, por encima de la lucha de fracciones ideológicas.

Si uno continua esa ruta soleada, plena en olores, colores, historia y gente, llegará rumbo al oriente, a la Plaza tapatía. La gran pieza de ornato de esta plaza es la fuente con la escultura de la inmolacion de Quetzalcóatl, representada por una llama que asciende en espiral y custodiada por cuatro figuras mitad serpiente y mitad ave, ambas figuras presentes en varios simbolos mexicanos, como en el escudo de la bandera nacional, en representacion de la tierra y el cielo.

Este recorrido, desde el centro fundamental de Guadalajara, rumbo al oriente, culmina en un edificio que alberga un patrimonio para la humanidad, estipulado asi por la Unesco en 1997, el Instituto Cultural Cabañas, que guarda, según dicen algunos expertos, la biblia contemporanea para los mexicanos, que es la maxima obra del pintor jalisciense, José Clemente Orozco. En las paredes centrales del recinto está la historia pintada de México, con sus caos y sus destrucciones, pero tambien con las esperanzas en la resurreccion y el resurgimiento glorioso.

Como antesala, en la explanada frente al edificio, el circo mobiliario de Alejandro Colunga divierte la pupila y puede calentar las nalgas si logra posarlas en esas tremendas sillas demoniacas y ardientes como el infierno.

La recompensa de esta caminata la brinda la obra de Orozco, “El hombre de fuego”, suspendido en la cúpula del antiguo Hospicio Cabañas, flotando, o caminando, según la perspectiva con que se mire. El hombre de fuego es la promesa que hereda el pintor manco de Zapotlán al mundo, la promesa de la purificacion y el de la destruccion, porque Orozco es el profeta de la combustion original. Cada una de sus creaciones, dijo Octavio Paz, terminan en un incendio que destruye a sus criaturas.

Yo lo creo. Frente a la pared donde trazó su firma, delinea casas y edificios comunes del centro de Guadalajara consumidas por masas de fuego ardiente que devora, renueva, crea, mientras destruye.