Personalidades

20130211-070603.jpg

20130211-070616.jpg

20130214-160451.jpg

Matehuala en penumbra

REY DEL TACO

RICARDO IBARRA

Matehuala es un pueblo en medio del altiplano central de México, en el paisaje del desierto y a punto de convertirse en un espacio fantasmal, por la aridez del suelo y la escasez de ganado. También es el nombre de la nueva exposición de los hermanos Gerardo y Fernando Montiel Klint, que será inaugurada esta noche, a las 20:30 horas, en la galería Jorge Martínez.

Las fotografías de gran formato expuestas en las salas de la galería, muestran escenarios nocturnos, solitarios, con poca vida humana, con líneas coloridas del neón desértico y paisajes inmensos de penumbra, “una metáfora de la situación en el país”, dice Gerardo Montiel Klint (Ciudad de México, 1968).

La intención de esta muestra fotográfica, comparte Gerardo, es hacer un homenaje a la foto misma, pues utilizaron una cámara de placas, de gran formato (4 x 5 y 8 x 10), “es un regreso a las cosas que te asombran, que te conmueven y llaman la atención para tomar una fotografía. Hacemos mucha puesta en escena, que es hacer que las cosas sucedan frente a la cámara”.

Añade: “Estamos cada vez más inmersos en imágenes de muy poca calidad, no de calidad técnica, me refiero a imágenes que te provoquen algo, que evoquen, que te transmitan algo, entonces lo que queríamos hacer Fernando y yo era algo que nos emocionara, plantar la cámara enfrente y como equipo creativo ver como fotografiábamos”.

Cada imagen tiene detrás una historia de las personas que habitan el pueblo, de gente que vive atemorizada ante la mafia del narcotráfico que controla incluso los locales comerciales de la zona. Una población que depende de los viajeros que van rumbo a otro lado y que llegan atraídos por el enigma del pueblo –puerta de ingreso de los huicholes rumbo a su planta sagrada de poder, el híkuri–, y tierra también de despistados psicodélicos en búsqueda del viaje eterno.

Por ejemplo, la historia de la fotografía en la que aparece El rey del taco, en su restaurante asentado en medio da la nada. Durante la toma, un carro amenazó a los fotógrafos con arrollarlos, hasta que por fin pudieron dialogar con la persona detrás del volante: la esposa del taquero, dispuesta a defender y proteger a su marido. “Es gente temerosa”, reconoce Gerardo.

El proyecto completo de los hermanos Montiel Klint es captar las imágenes de otras localidades a punto de la extinción o con particularidades que las hagan emblemáticas, como pudieran ser Ciudad Sahagún, Iguala, Ciudad Neza o Escárcega.

Matehuala estará abierta al público hasta el 30 de septiembre, de lunes a viernes en el horario de 10:00 a 20:00 horas y sábados de 10:00 a 16:00 horas, en la galería Jorge Martínez (Belén 120), en el Centro Histórico de Guadalajara.

Fotógrafos que caminan la ciudad

Vistazo del Teatro Degollado, desde la lente de Maryl González

Vistazo del Teatro Degollado, desde la lente de Maryl González

RICARDO IBARRA

La ciudad tiene ángulos y perspectivas que en ocasiones solo pueden ser vistos a través de una lente fotográfica. En 2007 surgió un experimento ocioso para captar imágenes inusuales, convivir con otros dentro del espacio urbano y compartir las fotografías en internet. Con el tiempo, este experimento se constituyó en un equipo llamado El Lente Tapatío, un proyecto que ha montado innumerable cantidad de vistazos de la ciudad a la red.

Esta agrupación tiene más de 300 miembros, muchos de ellos fotógrafos aficionados y otros ya profesionales y egresados de alguna licenciatura o taller de artes visuales. Una de las fundadoras de este grupo es Maryl González. Reconoce que cuando comenzó esta comunidad fue por la necesidad de aprender mejores técnicas fotográficas y encontrar amigos con el mismo gusto por la lente.
“Empecé a subir mis fotos a http://www.flickr.com, pero quería saber si había más gente de Guadalajara con este mismo
gusto, para convivir y conocer a más fotógrafos. Yo era meramente amateur. Encontré a un grupo llamado Vivir Guadalajara, pero ellos solo tomaban imágenes de la ciudad. Yo quería recorrer otros lugares y formamos El Lente Tapatío, con Raymundo Panduro, y ya tenemos más de tres años”, señala Maryl González.

El grupo organiza foto tours, mínimo cada mes, para principiantes que quieren aprender de otros fotógrafos y convivir. “Muchos, al principio no sabemos tomar fotos de noche, salen barridas y cosas por el estilo, así que en cierta ocasión organizamos un foto tour nocturno para aprender. Salimos todos con tripié y cámara; quien no sabía, nosotros le decíamos cómo. Nos instalamos en la glorieta Niños Héroes, todos alineados frente a la calle. Con las indicaciones adecuadas, a muchos les encantaron los resultados”.

Efectos logrados con la cámara, estilos, técnicas, composición, cómo trabajar la imagen con algún software son algunos de los descubrimientos grupales. “Nos pasamos tutoriales que encontramos en internet para que la gente sepa cómo se hacen otros trabajos. Considero a Alejandro Torres casi mi maestro de foto. Me dijo que tenía buen ojo y para no perder tiempo en alguna licenciatura, me dio enseñanzas prácticas. Nos apoyamos mucho con la información de internet y lo que nos compartimos en los recorridos”, cuenta Mary González.

El grupo ha levantado imágenes de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), Tapalpa, Chapala, Ajijic, Guachimontones, Mexcaltitán, La Tovara, lugares de Michoacán y otros. También han explorado temas iconográfcios, como el Templo Expiatorio, la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres o la Catedral.

La difusión de estas fotografías por internet ha hecho que incluso muchos de los integrantes de El Lente Tapatío ganen concursos locales y nacionales, como Maryl González, diseñadora profesional que ha realizado diversas sesiones fotográficas al aire libre y en estudio, tanto para revistas, como para páginas de internet.

Ya planean llevar este ejercicio a un plano más laboral, al integrarse ocho de ellos en lo que será Casa Fragma, fotografía, arte y diseño.

Las imágenes recopiladas por el grupo están en http://www.flickr.com/groups/lentetapatío. Ahí mismo, los interesados pueden inscribirse al grupo y revisar las invitaciones mensuales.