Productora de ‘Huicholes: los últimos guardianes del peyote’

El documental “Huicholes: los últimos guardianes del peyote”, dirigido por Hernán Vilchez y producido por Paola Stefani fue presentado por vez primera en la mera Sierra de Catorce, en Wirikuta, y será presentado en otros lugares de México, y por internet a escala internacional.

Conecté a Stefani, la productora, para que relatara a la audiencia de Radio Indígena su trabajo que documenta la defensa del terreno sagrado de Wirikuta y el peregrinaje de la familia Ramírez a Real de Catorce.

Dale al ‘Play’:

Anuncios

Caifanes da una vuelta al cielo

Caifanes en su versión 2011: Alfonso, Diego, Sabo, Alejandro y Saúl. Foto suministrada

Ricardo Ibarra

El Mensajero

Antes de que los olviden, los integrantes originales de Caifanes se amarran a una escoba y vuelan a Estados Unidos.

El negro cósmico en que se hundió el virtuoso instrumentista de la guitarra eléctrica, Alejandro Marcovich, tras una contusión cerebral, reunió a la banda, y más que nada, a este con Saúl Hernández, quienes por pasados conflictos personales decidieron explotar la célula musical en 1995.

Ahora, decididos a continuar hasta morir, saltando la piedra en el camino, realizarán una gira por las nubes de los Estados Unidos: Chicago, 15 de septiembre; Las Vegas, 16; San Diego, 17, y el 18 hacen la danza del más allá en el Warfield de San Francisco.

Estos dioses ocultos por más de 15 años: Saúl Hernández (voz y guitarra), Alfonso André (batería), Sabo Romo (bajo), Diego Herrera (teclados) y Marcovich, reaparecen juntos bajo la iluminación de los escenarios en un tour estadunidense que continuará por plazas mexicanas.

La vida no es eterna

Alejandro Marcovich, a sus 51 años de edad, decidió hacer un silencio y sanar su vieja relación con Saúl Hernández. Desde algún lugar de la tierra de los volcanes, el guitarrista ofrece una charla vía telefónica donde habla sobre su encuentro con la muerte y su reencuentro con Caifanes.

–¿Qué te ocurrió para que la relación entre Saúl y tú mejorara?

–Estando en Kansas City tuve una contusión. Por primera vez en mi vida apareció un problema de la edad, y pues después de exámenes médicos, me sometí a una cirugía. Un día antes, por medio de un email, Saúl me deseaba que todo estuviera bien, y después de ese email, cuando llegué a mi casa, después de la operación, me di tiempo de contestarle y así fuimos retomando la relación que se había quedado por tanto tiempo, y esto fue lo que realmente propició que Caifanes regresara. Si no hubiera pasado algo así, tan fuerte, quizá estuviéramos distanciados

–¿A ti qué te deja personalmente esta experiencia?

–En la vida te tomas muy a pecho un problema en una relación y quizá te mueres con ese sentimiento, y por un problema tan fuerte de salud, como que nos sensibilizamos y se dio la reconciliación, y luego el reencuentro. Nos dimos cuenta de que lo que teníamos de bueno era mucho mejor que lo que teníamos de malo. Sí hubo cosas destructivas en nuestra relación, pero también hubo cosas maravillosas, y es lo que estamos tratando de recuperar ahora porque la vida es corta y hay mucho por hacer.

–El concierto del reencuentro en el DF fue uno bastante emotivo, y tu charla con el público estaba sin duda en tu guitarra, ¿qué emociones te fluían?

–Fue un concierto perfecto, a veces te dejas llevar por el momento, improvisas. A mí no me gusta subir al escenario a tocar como robot. El escenario es también el lugar donde puedes correr algunos riesgos y ofrecer al público algo más espontáneo. Si el público espera a un Caifanes perfecto, no creo que lo puedan conseguir, ya que yo como guitarrista corro el riesgo con el instrumento, es parte de la espontaneidad y el entusiasmo de lo que estás viviendo y de lo que estás transmitiendo a la gente con su emoción.

–La pregunta de los fans: ¿habrá nuevo disco después de esta reunión?

–No lo sabemos, lo que sí es que vamos a grabar las canciones para poder sacar un disco en vivo, y la verdad es que un disco de estudio no lo podemos garantizar, estamos dejando que las cosas fluyan y que llegue en su momento.

–¿Esta gira norteamericana tendrá réplica en Sudamérica?

–Espero que sí, en este momento de la gira no hay ninguna parada en centro o Sudamérica, pero son territorios donde Caifanes fue bien recibido, por supuesto yo espero que la gira se extienda.

–Llegan a Estados Unidos en fechas importantes, ¿qué esperas de estos conciertos?

–Estados Unidos para Caifanes es un público súper intenso, porque se junta la pasión por la música, pero también la pasión por México. Es un público donde siempre hay banderas mexicanas, y empezamos el 15 de septiembre en Chicago, imagínate.

Alejandro Marcovich aseguró que “por respeto a los seguidores”, y para sumergirse en antiguos diablos, las canciones en vivo serán “lo más fieles posibles” a las de los cuatro álbumes: Caifanes, El Diablito, El Silencio y El Nervio del Volcán.

Cuando parecía que aquí no pasaba nada, Caifanes regresó a los escenarios en el festival Vive Latino, en México, en abril de este año. Ahora, Marcovich confirma que “hay Caifanes para rato, mientras gocemos de salud y el público maravilloso siga con nosotros”.

Caifanes en concierto en el Warfield de San Francisco el 18 de septiembre a las 8:00 p.m. Boletos desde $49 a $85 dólares. Adquiérelos en Thewarfieldtheatre.com o en taquillas.

La vuelta al cielo

 

Tour 2011

Septiembre:
15 Chicago Aragon Ballroom
16 Las Vegas House of Blues
17 San Diego Valley View Casino Center
18 San Francisco The Warfield
20 México, D.F. El Plaza Condesa
23 Monterrey Teatro Banamex
24 Monterrey Teatro Banamex
Octubre:
01 México, D.F. Palacio de los Deportes
02 México, D.F. Palacio de los Deportes
04 México, D.F. Palacio de los Deportes
05 México, D.F. Palacio de los Deportes
07 Puebla Estadio de Béisbol Hermanos Serdán
08 Guadalajara Arena VFG
12 New York Hammerstein Ballroom
14 Los Angeles Nokia L.A. Live – Reventón Edicion Especial
15 Los Angeles Nokia L.A. Live – Reventón Edicion Especial
19 Acapulco Auditorio Forum del Imperial
22 Tuxtla Gutierrez Estadio de Fútbol Flor de Sospo
25 Querétaro Estadio Municipal
26 León Estadio Domingo Santana
29 San Luis Potosí Estadio de Béisbol 20 de Noviembre
30 Torreón Estadio Revolución
Noviembre:
03 Hermosillo Expoforum
04 Mexicali

 

FEX

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

México al ritmo de guerra

Los muertos producto de la guerra de Felipe Calderón han creado un Estado de miedo 

Los militares están ahora en las calles, uno de ellos aquí a un costado del Palacio de Gobierno en Guadalajara. Foto RI

Ricardo Ibarra

Ya son más de 40,000 muertos desde que el presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, inició su llamada guerra contra el narcotráfico.
Y la creciente cifra de cadáveres parece no terminar de llenar las fosas donde el futuro del país —hombres jóvenes casi todos ellos— es enterrado.
Los reporteros mexicanos publican día tras día las noticias de los balaceados, los decapitados, los levantados, los desaparecidos, los secuestrados, los enterrados, los masacrados, los torturados, los encajuelados, los enmaletados, los disueltos en sosa, las víctimas del fuego cruzado que dejan las batallas entre militares y una legión casi invisible de bandoleros que todos llaman cárteles de la droga.
Marcela Turatti, periodista de la revista Proceso, recién publicó un libro —Fuego cruzado, las víctimas atrapadas en la guerra del narco—, edición que “intenta trascender el número de muertos”, como ella dice, para contar el dolor humano de esta cruzada institucional que ha dejado montón de heridos y familias mutiladas, sin justicia, en un hábitat cercado por la corrupción, la impunidad y el miedo de convivir en una tierra sin ley.
Diversos funcionarios de la cúpula política en Estados Unidos (EEUU) —entre ellos la secretaria de Estado, Hillary Clinton—, han aplaudido la “estrategia” del mandatario mexicano contra estos distribuidores de la droga, que son quienes nutren los vicios narcóticos de millones de estadounidenses.
En este paraje de la historia reciente de México, El Mensajero entrevistó vía telefónica a Marcela Turatti.

El Mensajero (EM).–A cuatro años de esta guerra contra el narco, ¿quién va ganando?
Marcela Turati (MT).–Todos estamos perdiendo. No creo que haya alguien que esté ganando. Miedo, es el único que está ganando terreno. Veo que todo mundo está asustado, que todo el mundo está en caos, que nadie sabe qué hacer ni cómo ni dónde va a terminar esto. El gobierno dice que se han atrapado muchos capos y se ha decomisado mucha droga —más que nunca en la historia—, pero como vemos, por más capos que se agarren, hay alguien que inmediatamente los va a sustituir. Y mientras más se ataque directamente a los cárteles se genera más violencia. Vemos que los focos de violencia están relacionados con la captura de los grandes capos: inmediatamente empieza la pelea por la sucesión, por la plaza, ver quién fue el delator, el exterminio masivo de las familias. Puede que el gobierno —pues sí, su medidor es agarrar capos y decomisar drogas—, crea que con eso nos pueda decir que están ganando la guerra, pero esta guerra ha sido muy costosa para todos. Parece una guerra contra la sociedad, creo que todos estamos perdiendo finalmente. No hay nadie que esté ganando en esta guerra.

EM.–En todo combate hay una amenaza que justifica la violencia, ¿quién es el malo en esta película?
MT.–Ciertamente hay grupos criminales que están peleando. Se dice que hay siete disputas entre los cárteles, pero pues en ciertos lugares. Los límites entre quiénes son los malos y quiénes no pues son muy difusos, porque en algunos lugares —si no es que en todos—, vemos que hay policías que están del lado de algún grupo armado; policías estatales, policías federales, militares, agentes del gobierno que también ayudan a incubar a estos grupos criminales, entonces no hay que ver esto entre buenos contra malos, sino, hay que pensar que son nuestros jóvenes contra nuestros jóvenes quienes son los que están muriendo y hay que ver qué factores sucedieron para que prefirieran meterse al crimen organizado, qué empujó a tanta gente a meterse a esto, porque los que están muriendo, los que están perdiendo la vida, son los jóvenes de este país. Por eso nos debe preocupar, no es que se estén matando malos contra malos, son jóvenes en ciertas circunstancias contra otros. Así.

EM.– La violencia parece un problema epidémico, ¿hay una verdadera estrategia de combate al narco?
MT.– Esta violencia y la situación en que estamos de la narcocultura, esta sociedad que ha incubado el narcotráfico, pues no se va a resolver a balazos. Esto está muy arraigado, hay lugares donde todo mundo está metido, donde el gobierno mismo está metido. El discurso del gobierno es que la gente que está muriendo es gente que se mata entre sí, que son los malos contra los malos, y no hay ni siquiera investigación para afirmar esto. Siempre se dice eso, que es tan fácil,  que eran pandilleros, que estaban en el lugar incorrecto, que seguro tenían vínculos, pero pues vemos que no es así. Nada más se pensó en declarar una guerra, se pensó nada más en la estrategia militar y no se pensó en la violencia que podía generar, no se pensó en cómo atender a toda la gente, a todas las viudas, a todos los huérfanos, a todos los heridos, las personas que quedan lisiadas, discapacitadas, hacia dónde se van a ir las comunidades desplazadas.

EM.– La sociedad civil ha criticado esta guerra y ha salido a las calles a demandar paz, y por otro lado, EEUU alienta esta política militar, ¿debería volver el ejército a sus cuarteles?
MT.– Hay miles de personas que están sufriendo. Hay familias que están desintegradas, que están cayendo en la pobreza. Hay niños que están abandonando la escuela. Hay niños que van a tener, y ya tienen problemas afectivos grandes, no logran hacer su vida, no logran superar el duelo, no hay una atención. Es una llamada de atención urgente de que la estrategia debe cambiar y también tiene que haber otras formas de atacar al crimen organizado que no sea con más militares, que no sea con más armas, sino de una manera más integral, porque es multifactorial, de muchas dimensiones este problema. Lo que me parece es que quieren mantener así las cosas porque parece que México quiere mantener a los muertos y Estados Unidos pues librarse de cualquier responsabilidad que esto tiene, a pesar de que el consumo mayor, de mucha de esta disputa, es por el consumo de drogas en EE.UU. y también las armas con las que se están matando o nos estamos matando en México, vienen de EE.UU. Tiene que haber sensatez para pensar las cosas, para ver qué es lo mejor, para ver que esta estrategia desde el punto de vista militar solo va a generar más muertos. Lo más importante ahorita es ver cómo se restablece la paz y cómo frenamos tanta violencia.

EM.– En tu libro hablas de las víctimas de esta guerra, las “bajas colaterales” de este fuego cruzado…

MT.– Se requiere una atención urgente a miles de personas que quedaron atrapadas en este fuego cruzado, miles de personas que han perdido a un familiar, a las comunidades que han sobrevivido una masacre, a tantas personas, que son miles, que están como muertos en vida, sus vidas quedaron empantanadas emocionalmente, no les está dando la vida para seguir para adelante, que quedaron en la pobreza, en la peor de las vulnerabilidades y que necesitan atención. Hay comunidades enteras que tienen pesadillas que tienen mucho miedo que no pueden hacer su vida que están perdiendo el aparato productivo que están quedando abandonadas porque no tienen a quién recurrir.

EM.– Creel, un pequeño pueblo de Chihuahua, lo destacas como un ejemplo de lo que ocurre en todo el país…

MT.– Relato la masacre de agosto de 2008, cuando entra un comando armado a la comunidad de Creel. A la vista de todos matan a 13 jóvenes y el pueblo ahí se da cuenta de que su policía los había abandonado, se habían ido a un día de campo muy dudoso, muy raro, que su presidente municipal extrañamente tampoco estaba, no acude, y no tienen ni siquiera ministerios públicos que salieran a levantar los cadáveres. Las familias hacen lo que hacen, como todas estas familias que uno empieza a ver con ansia de justicia, esa frustración de hacerle justicia a sus hijos y encontrar a los asesinos. Se organizan, empieza cada quien por su cuenta a investigar y entre ellos comienzan a descubrir de dónde son los sicarios, dónde se esconden quién les da auxilio, empiezan a armar piezas de lo que pasó con los policías ese día dónde estuvieron. Encuentran los teléfonos celulares y direcciones de los sicarios y se lo dan a la Procuraduría, sin embargo, no van por ellos, los dejan escapar, entonces queda en duda la verdadera voluntad de hacer justicia (…). Cuando ven que no pasa nada que no se hizo justicia, ellos siguen investigando hasta que matan a uno de los papás, y logran frenarlos e inculcarles el miedo que habían perdido.  Al ponerse a investigar se dieron cuenta de que estaban parados sobre un polvorín, que es un pueblo de tráfico de drogas, que había un capo que lo cuidaba y cuando mataron al capo del pueblo pues empezaron estos ajustes de cuentas en los que sin querer esos hijos fueron muertos o quizá alguien tenía interés de aterrorizar a todos y se empiezan a dar cuenta del cochinero, que son unas farsas los operativos, de que hay ciertos arreglos, ciertos equilibrios, y esa puede ser la historia de todos, la historia a escala de un pequeño pueblo que se repite en todas las ciudades.

EM.– La violencia y el miedo parecen una cadena de consecuencias interminables, ¿queda esperanza para el pueblo mexicano?
MT.– Estamos cargando un lastre muy fuerte, como en cuatro años, casi cinco, de violencia extrema cada vez más creciente. Hay que empezar a aplicar políticas para atender a toda esta gente que se está quedando en el camino, pero también hay que repensar qué queremos como país, hacia dónde, qué estrategia es la que tiene menos costos sociales, qué políticas cambiar para evitar esto, porque por más militares y balas y guerra y ocupación territorial —que es lo que quiere el gobierno, es la estrategia—, pues la violencia, la cultura de la impunidad, la narco cultura, no se les está pegando ni a la estructura financiera de los cárteles, entonces se requiere repensar la estrategia, entrarle de diferente modo y creo que según las decisiones que se tomen al respecto es el resultado que vamos a tener, es cuánto tiempo vamos a tardar en frenar o no esta violencia. Estas decisiones tienen que ser más sensatas y más apegadas a la realidad y tienen que incluir a las víctimas que no estamos escuchando.
Si quiere meterse a la realidad atroz del México que esta guiando la política de Felipe Calderón, adquiera Fuego Cruzado, de Marcela Turatti. Ahí leerá, por ejemplo, lo que ocasionaron en 2010, 90,000 soldados en las calles, 15,000 marinos, 30,000 policías federales.
La ciudadanía ha exigido por diversas vías un cambio de estrategias al gobierno mexicano. La próxima marcha nacional por la paz y contra la guerra de Felipe Calderón saldrá de Cuernavaca el 5 de mayo y llegará a la Ciudad de México el 8 de mayo.

Ricardo Ibarra

El Mensajero

Grito silencioso por la paz en México

El 7 y 8 de mayo de 2011 ocurrió una gran marcha nacional e internacional a favor de la paz y la justicia en México, dentro de la llamada guerra de Felipe Calderón contra el narco… las ciudades aquí mostradas: San Cristóbal de las Casas, Ciudad de México, Guadalajara y San Francisco, California.

Sueños ciudadanos

Este video integró la programación del Festival Internacional de Cine en Derechos Humanos, organizado a finales de mayo de 2010, en la Ciudad de México.

La proyección de este trabajo periodístico ocurrió en las salas de Cinépolis, los días 24 y 26 de mayo.

Este tema fue también portada de la tercera edición de la revista Manos Libres, bajo el título Aprendiendo a Sobrevivir y en interiores Bienvenidos a la Sobrevivencia.

Empuja lecturas de Colombia a Guadalajara

Univisión

RICARDO IBARRA

Martin Roberto Murillo Gómez, que se define como un “PL724365”, es decir, un prestador de libros, 7 días a la semana, 24 horas al día, 365 días al año, llegó como invitado a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) para empujar su “carreta literaria” desde Cartagena (Colombia).

Su aspiración de convertirse en analista de la Asociación de Baloncesto de EE.UU. (NBA, por su sigla en inglés) lo llevó, inesperadamente, a empujar una carreta cargada de libros por las calles de Cartagena para promocionar la lectura, lo que ahora hace por los pasillos de la FIL, invitado especialmente por la directora de la Feria, Nubia Macías.

La carreta literaria, describe Murillo Gómez, “es un proyecto de promoción de lectura hecho en Cartagena para el mundo”, explicó en entrevista con Efe.

Su historia con la carreta literaria comenzó cuando conoció a directivos de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, quienes le recomendaron que para ser un buen analista deportivo tendría que acercarse más a los libros.

“Jaime García me dio una recomendación que nunca se me ha olvidado: que para ser un buen analista, porque yo siempre he querido ser analista de la NBA, que no venden en un supermercado ni lo venden en una farmacia, habría que dedicarse a leer y yo traía un hábito de lectura más o menos, y a partir de ahí, de ese consejo, lo triplique”.

Murillo Gómez era un vendedor de agua en las calles de Cartagena y hacía tiempo que sus amigos lo animaban a cambiar de oficio, así que a partir de las lecturas que hizo, eligió convertirse en un personaje que empuja una carreta con libros para prestar.

“La carreta”, añadió, “es un vehículo de transporte que tenemos en nuestra tierra, en nuestro continente, y en Colombia tiene dos connotaciones, la física y otra literaria, de manera que así se le dice a la persona que habla mucho, que es muy dicharachera, que es carretero”.

En 30 meses, desde el 22 de mayo de 2007, según recordó, ha ido a universidades y escuelas con la idea de promover la lectura en de todos los niveles “del cero al siete, la lectura es para todos, la lectura no tiene ni raza ni sexo ni color, es para todos igual”, subrayó.

Los géneros de los libros que empuja, dijo Murillo Gómez, son la narrativa, el cuento, la poesía, el ensayo y la historia.

Las obras que él quiere leer las compra, pero hay en Colombia instituciones, editoriales y patrocinadores que le regalan libros para promocionarlos, incluso recibe el pago por este oficio que lo ha hecho más cercano al mundo literario iberoamericano, dijo.

El colombiano afirmó que va a “vivir y respirar hasta el último momento proporcionando libros”, aunque no renuncia a convertirse en un analista deportivo.

La FIL atrae cada año a autores, agentes literarios, bibliotecarios, libreros y más de mil 600 casas editoriales de 40 países y junto a ellos, más de medio millón de visitantes.  EFE

El diosero

RICARDO IBARRA

El Tiempo

ADN

MSN

Un artesano mexicano de un pequeño pueblo del oeste del país se ha ganado el mote de “diosero” por elaborar estatuillas de barro a las que algunos les atribuyen milagros, explicó hoy el propio artista en su taller de la comunidad San Juan Evangelista, en el estado de Jalisco.

“Tengo una esculturita que hice de San Juan Evangelista a la que le han atribuido milagros. Está muy pequeñita. Pero para mí eso depende de la fe y las creencias que tenga cada quien”, dijo a Efe Martín Ibarra Morales, de 43 años.

Entre las anécdotas de supuestos milagros Ibarra destacó el de una tía de su esposa, quien tenía a un hijo en grave estado de salud por unos tumores en la cabeza.

“En el hospital ella le prestó la pequeña estatuilla de San Juan Evangelista a su hijo y cuando él la vio, como le tiene mucha fe, dijo: ‘ahora sí sé que me voy a aliviar’, y ahí anda el señor vivo todavía”, señaló el artesano.

Esa historia corrió entre los habitantes del barrio Miravalle, en la ciudad de Guadalajara, la capital del estado de Jalisco, adonde la madre del paciente recuperado llevó la estatuilla elaborada por Ibarra.

En ese lugar los vecinos realizaron un novenario a la figura “y ya no la querían devolver, hasta que la pedí de regreso”, manifestó el escultor.

Otras de sus creaciones generan devoción entre los creyentes, como una “Virgen de Zapopan”, que realizó y regaló a un seminarista estadounidense, la cual “anda por Estados Unidos” y de vez en cuando “la sacan por los barrios”, aseguró.

Según el artesano, las autoridades del estado de Jalisco han obsequiando algunas de sus estatuillas a importantes personajes y figuras de la política internacional, entre ellas la Casa Real de España.

Martín Ibarra insistió en que no tiene ningún “poder” para hacer que sus piezas se conviertan en iconos de fe para algunas personas, aunque explicó que “vierte” una parte de su “ser” en cada estatua.

“Lo que yo hago no le veo el valor económico. Yo disfruto la escultura, la siento y le pongo algo de mí, porque también depende de tu estado de ánimo”, sostuvo.

“Si estoy alegre o si estoy feliz, transmito el sentimiento, y también cuando creo algo lo hago pensando en que sea para bien”, apuntó.

Su taller es un pequeño espacio edificado con barro como sus esculturas ubicado justo frente la iglesia de San Juan Evangelista, el cual se encuentra en la llamada “Ruta Franciscana”, una serie de municipios por los que anduvieron los evangelizadores en México durante los siglos XVI y XVII.

La iglesia tiene motivos prehispánicos, debido a que en su construcción participaron indígenas mexicanos, y en su interior se puede apreciar el sincretismo entre las creencias que profesaban los franciscanos y los cultos religiosos de los nativos, como un rostro del dios azteca Tláloc en la fachada del templo católico.

Ibarra aprendió el arte de hacer figuras religiosas de su padre, quien empezó a elaborarlas de barro después de descubrir una tumba que albergaba distintas ofrendas en cerámica.

Ahora que otros comienzan a imitar su obra, el artista piensa continuar innovando sus obras por medio de la simbiosis del estilo prehispánico y su propia manera de crear y divertirse.

Un movimiento sobre ruedas

paseo nocturno

La ciudad intransitable, el caos vehicular, la tendencia contaminante de los habitantes de la metrópoli, reunieron a ciclistas inconformes en una organización civil que ha encontrado respuestas del gobierno y que pedalea por una movilidad con menos autos y más accesible

RICARDO IBARRA

Y entonces, el éxtasis: el descenso a toda velocidad por la avenida López Mateos. La euforia masiva dirigida al interior de uno de los túneles subterráneos. Los cientos de ciclistas nocturnos gritan, silban, aúllan triunfantes y primitivos cuando las dos ruedas de su vehículo aceleran por efecto de la gravedad. Durante un par de minutos, al menos, el espacio privilegiado de los automovilistas es de ellos. Justo en ese instante de luz y maravilla surge una visión: la bicicleta puede ser un medio de transporte útil y funcional, y puede generar, además, diversión y placer.
Guadalajara reside uno de los movimientos bicicleteros más activos y concurridos del asfalto, como si los descendientes de aquella antigua ciudad conocida alguna vez como “pueblo bicicletero”, hayan recordado su origen y meta. Es en esta localidad donde contra los Nissan, General Motors, Ford, Volkswagen, Honda, Chrysler, Chevrolet, luchan los Gdl en bici, bici 10, Colectivo ecologista Jalisco, Muévete por tu ciudad, Ciudad para todos, Cámara rodante, Mi bici-o, y más.
La organización semanal de paseos nocturnos en bicicleta por las irregulares calles de la ciudad, la participación activa de estos ciudadanos no motorizados en acciones urbanas y su integración a nuevas redes sociales, los ha cohesionado en una voz civil frente a las autoridades municipales. Algunos de ellos integran desde agosto de 2008 el Consejo Ciudadano para la Movilidad Sustentable, grupo que recién entregó a los ayuntamientos de la zona metropolitana de Guadalajara el Plan maestro de movilidad no motorizada.
Este organismo ya logró respuestas por parte de los gobiernos, como la ciclovía de avenida Federalismo o la que se construye en avenida 8 de julio, incluso el revitalizado paseo Chapultepec.
Cada día son más los automovilistas que abandonan la protección de ese caparazón de fierro, su supuesta seguridad, y se integran a cualquiera de los paseos que hay casi todos los días de la semana: miércoles con Bici 10 o Paseo nocturno; jueves con Gdl en bici, cada mes; Bike to the bones, los viernes; y el tradicional paseo familiar, los domingos, en la Vía recreactiva, –aunque éste de carácter gubernamental–. También los viernes últimos de cada mes, los bicicleteros locales se unen al movimiento internacional Masa crítica. Cámara rodante organiza paseos los fines de semana, pero hacia afuera de la mancha urbana.
Juntos son capaces de mover hasta 100 mil ciclistas en un mes. El grupo que presume ser el más organizado y a quien más ciclistas convoca en una sola noche es Paseo nocturno. Su punto de reunión es en la fuente –casi todas las noches sin agua que le brote y al que faltó intervenir para rematar la remodelación del andador Chapultepec–, donde comienzan las avenidas México y Chapultepec. Es en este sitio al cual asisten más de 2 mil personas, que según su director en turno, Ricardo Aceves, prefieren la pedaleada nocturna, a partir de las 11 de la noche, a los miércoles de 2 por 1 en las salas de cine.

Ambientalistas
La única fuerza laboral aplicada a este medio de transporte es la propia y la única combustión emitida a la atmósfera citadina es la personal. Los músculos y energía de cada individuo generan el movimiento, las emisiones de dióxido de carbono son las del propio aliento consumado. No hay necesidad de hidrocarburos o químicos para andar –tal vez el petróleo utilizado en las llantas, y uno que otro plástico comprimido en algún accesorio–, pero no hay emisiones contaminantes.
Paseo nocturno tiene el registro por noche. Por ejemplo, en el recorrido que realizaron el 5 de agosto ahorró por bicicleta 1. 26 litros de gasolina, que equivalen a 4.71 pesos (magna). Cada uno dejó de emitir 2.92 kilogramos de Co2 y cada uno ganó 28 puntos en salud.
Este recorrido duró una hora y 20 minutos, con una distancia total de 14.040 kilómetros. Circularon por las avenidas Chapultepec, Vallarta, Golfo de Cortés, México, Clouthier, Sebastian Bach, Patria, Beethoven, de nuevo Clouthier, México, hasta el punto de salida. Y más: Si el ciclista pesaba entre 51 y 60 kilos, quemó 582 calorías. Alguien que pesara entre 101 y 110 kilos habría quemado 1067 calorías, lo equivalente a 4 hamburguesas, según la lista nutricional de la compañía del fast food transnacional, McDonald’s.
Ricardo Aceves parte cada miércoles ataviado como un Robocop de la bicicleta: casco con cámara de video integrada (para registrar todo el recorrido, cual personaje de la cinta “Strange days”), auriculares con micrófono, radio de circuito privado, sistema GPS integrado. Menciona algunos de sus cálculos ambientales: “Hemos tenido arriba de las seis toneladas de smog dejado de emitir en esa hora, por la gente que ha utilizado bicicleta. No todos llegan en bicicleta, hay que aceptar que vienen en carro. Pero es un monitoreo que se hace por cada bicicleta. Hay un estudio de la Secretaría de Energía, de los Estados Unidos, que te manifiesta cuánta cantidad de smog deja de emitirse en la ciudad por el uso de una bicicleta”. Ese es el sistema que le permite incluso calificar el grado de dificultad de cada paseo. El de aquella noche del 5 de agosto, de nivel 1.
Según el Instituto de Prospectiva y Medio Ambiente, de Heidelberg, Alemania, un automóvil con todos los adelantos para disminuir la contaminación (catalizadores, gasolina sin plomo), y con un bajo consumo energético, es capaz de producir en un promedio de 10 años: 44.3 toneladas de dióxido de carbono, 4.8 kilogramos de azufre, 46.8 kilos de óxidos de nitrógeno, 325 kilogramos de monóxido de carbono, 36 kilos de hidrocarburos y 26.5 toneladas de residuos… (y eso que dicho estudio europeo no califica las emisiones de nuestros autos “chocolate”).

Civiles
El uso diario de la bicicleta por las calles de Guadalajara ha convertido a muchos usuarios en activistas a favor de una ciudad más amable. Ciudad para Todos, organismo surgido en el otoño de 2007, es sólo una extensión de muchos de los ciclistas que buscan democratizar esa línea horizontal que es la calle.
La meta de este grupo, dirigido por Felipeno, al igual que otras agrupaciones civiles, son: formar una conciencia ciudadana y recuperar los espacios públicos a favor de cualquier habitante de la metrópoli. Dar seguimiento al funcionamiento y desempeño de los ayuntamientos municipales. Adecuar y mejorar las leyes y los reglamentos que rigen la movilidad en la ciudad. Y desarrollar proyectos y acciones que aporten alternativas de movilidad, como una extensa red de ciclopistas permanentes, transporte público de calidad, más y mejores espacios peatonales.
La casa de Patricia Martínez, en Santa Tere, parece un parquímetro de bicicletas. Hay viejas, nuevas, con diferentes estilos. Ella plantea uno de los principales objetivos cercanos del movimiento bicicletero: reformar el marco jurídico de la ciudad para reconocer a la bicicleta como un vehículo y que la próxima administración municipal mantenga en la agenda pública el tema de movilidad alternativa, entre ellos los espacios ciclistas y peatonales.
“A mediano plazo está la implementación de los proyectos que hemos impulsado. A largo plazo, nos gustaría ver más gente moviéndose en bicicleta, más espacios públicos cualificados”, explica la integrante de Gdl en bici y también miembro del Consejo Ciudadano para la Movilidad Sustentable, Patricia Martínez.
Una de las características de estas agrupaciones rodantes es que evitan el nombramiento de cargos o títulos jerárquicos, aunque sean fundadores o cabeza grupal. Con excepción de los miembros de Paseo nocturno, que tienen presidente y oficiales SYL (seguridad y logística). Un concepto que podría traducirse como: la democracia de la calle comienza por el equilibrio grupal. De hecho, Paseo nocturno es la única organización que permite el apoyo de Vialidad, Bomberos, Protección Civil, Ciclopolicías, hasta una ambulancia de rescate que facilita Base de control de emergencias.
Esto, de acuerdo a su actual coordinador, Ricardo Aceves, lo hace “el paseo ciclista más seguro de América Latina”, y también el recorrido “oficial” de Guadalajara que anuncia la Secretaría de Turismo a los visitantes extranjeros.
Yeriel Salcedo es uno de los voluntarios de Bici 10 (el grupo que sale cada miércoles de Plaza México a las 22:00 horas), y tiene una justificación para no permitir la asistencia institucionalizada: “Bien o mal, un ciclista urbano, cuando sale de su casa, no tiene la patrulla atrás ni a Vialidad o a un paramédico. Nosotros hemos tratado de enviar ese mensaje para que la gente se capacite y le pierda el miedo a la ciudad. Al final, cada ciclista sabe qué hace y qué no hace por su seguridad. Como ciclista es necesario saber sortear inconvenientes. Lo importante es que la gente se haga independiente, poder andar solo por la ciudad”.
Algunas de las acciones que iniciaron en días recientes es unirse al movimiento internacional conocido como Ghost bike (bicicleta fantasma), una forma de protesta ciudadana por los atropellamientos callejeros de los ciclistas, por parte de los automovilistas y choferes del transporte público. Colocaron la primera Bicicleta blanca (término actualizado para la ciudad), en el cruce de la avenida Mariano Otero y la calle Lluvia, atravesada en lo alto de un poste. Luego otras dos en Circunvalación y Puerto Ángel, donde una la adolescente de 13 años, Jéssica López Barajas fue arrastrada con su bicicleta por un conductor del Ayuntamiento de Guadalajara, y otra por la calle Gigantes.
Según Ciudad para Todos, 60 ciclistas estuvieron involucrados en accidentes en 2008; 12 fallecieron y 48 resultaron heridos. En este año se han identificado en los periódicos 6 muertos por automovilistas.
El movimiento en dos ruedas tendrá este año la sede del II Congreso Nacional de Ciclismo Urbano, el 18, 19 y 20 de septiembre, en Guadalajara, con ponentes locales, nacionales y extranjeros. Para Patricia Martínez, “que ocurra en esta ciudad no es menor. Se dio aquí por todos los movimientos que han estado ocurriendo”.
A pesar de que la serpiente de mil ruedas aún despierta el agresivo claxonazo de cinco pausas entre los conductores de las máquinas, en especial cuando la caravana nocturna detiene la rutinaria circulación automovilística, acciones como éstas pretenden lograr una ciudad que ofrezca igualdad de oportunidades de desplazamiento sin la necesidad del auto, y por medio de alternativas funcionales y seguras, además de económicas y saludables, como es la bicicleta.
Aún resta planear también 520 kilómetros de ciclovías para los casi 200 mil ciclistas que esquivan la accidentada ciudad.

Consumidores
La popularización del uso de la bicicleta ha reportado beneficios económicos a quienes se dedican a este rubro. Así lo confirmaron establecimientos como Bicicletas Charly o el Salón de la Bicicleta, quienes manifiestan que las ventas han sido regulares, a pesar de la crisis económica.
“Lo que más se esta pidiendo es para el ciclismo urbano, más accesorios y toda esa onda, como las cornetas y luces, salpicaderas y cadenas también. En general, las luces”, relata Belén, asistente en el Salón de la Bicicleta, compañía que, por cierto, vendió los biciclos azules que circulan por la Vía Recreactiva.
“En esta temporada lo que más hacemos son parches y frenos, cámaras”, reporta Karina, de Bicicletas Charly, quien vende piezas y realiza reparaciones a bicis.
Una empresa local que aprovecha el auge de esta alternativa para el transporte es BKT Mobiliario, quien ha instalado los blanquiazules Ciclopuertos por las banquetas de la metrópoli.
Rodrigo Vázquez, dueño de BKT Mobiliario, informó que hasta ahora han instalado 160 estaciones en la zona metropolitana. El diseño más popular y solicitado son el 001 y el 003, el primero es un módulo con seis plazas y el otro es individual, máximo dos vehículos.
Calculó que 35 por ciento de sus ventas han sido para instituciones gubernamentales, 50 por ciento para la iniciativa privada y el resto fueron donaciones a lugares propicios para el ciclopuerto, como cafeterías o restaurantes.
El costo de la 001 tiene un costo de 8 mil 100 pesos más IVA (con instalación incluida); la 003 cuesta mil 240 pesos más IVA.
El proyecto de BKT Mobiliario es distribuir en la urbe algunas estaciones de renta de bicicletas, incluso con sistemas de prepago, prestación automática. Hasta ahora cuentan con 50 bicicletas y mil 200 personas registradas con credencial.

Texto publicado en la revista Manos Libres

Belleza hasta en el caos

RICARDO IBARRA

Por encima de la catástrofe, del caos y la destrucción, está la belleza siempre, incluso durante la tragedia. Ése parece ser el concepto que integra la exposición Delirios de razón, del estadounidense David LaChapelle, en el Museo de las Artes (Musa) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), que el viernes 4 de septiembre, a las 20:00 horas.

Y el encanto aparece desnudo, o no puede ser apreciable, según el fotógrafo, que advierte que “esto no es pornografía”.

Entre las 64 fotografías expuestas, aparecen los cuerpos limpios de cualquier vestimenta de celebridades como Pamela Anderson, Naomi Campbell, Drew Barrymore y otras, yotros. Está Leonardo DiCaprio recostado sobre un cúmulo frutal, sosteniendo en la mano tres plátanos maduros, con otro brazo hundido en una papaya y con una actitud y apariencia femeninas. Está Angelina Jolie boquiabierta, como a punto de sorber una gota de lluvia, semidesnuda. Hasta Madonna, entre gansos, y Marilyn Manson, entre chiquillos roqueros.

La bienvenida a la galería del Musa está a cargo de Courtney Love -viuda del icono del grunge Kurt Cobain-, quien abraza en actitud piadosa a un hombre semidesnudo y delgado, bastante parecido a su ex marido, en mitad de la sala. En esta entrada están las obras del trabajo Heaven to Hell (Del Cielo al Infierno).

Enseguida, más piezas con referencia a la destrucción. Son cinco obras en cartón. LaChapelle comenta a los flashazos de luz y a la multitud que se amontona en torno a él como si duera un mesías: “Era un tiempo decadente cuando lo hice. The Crash es mi idea del materialismo americano. Los carros de lujo representan el estatus atropellado”.

Las piezas muestran un conjunto de automóviles de reconocidas marcas, destrozados, uno encima de otro, hasta casi alcanzar el techo.

Y después, lleva a la masa mediática al apocalipsis total. Frente a su fotografía Deluge (Diluvio), su musa, Amanda Lepore, el transexual con pechos de piel y plástico, exhibe sus tetas a los fotógrafos, quienes responden con sus luces instantáneas encima del cuerpo desnudo. Al fondo, todos los personajes se auxilian unos a otros para salvarse del diluvio.

El surrealismo, el kitsch, el pop art de LaChapelle podrá apreciarse desde el 4 de septiembre, hasta el 15 de noviembre en el Musa (avenida Juárez 975). El ingreso tiene una cuota de recuperación de 45 pesos y 30 pesos para estudiantes y maestros. Hoy, David LaChapelle tendrá una firma de autógrafos en el lugar de la exposición, de 16:00 a 18:00 horas.