Mexicanos al grito de… ¡Puto!

Foto: Ricardo Ibarra

Mujer observa el partido en la explanada cívica de San Francisco. Foto: Ricardo Ibarra

SAN FRANCISCO.— Ese mismo día que el alcalde de la ciudad Ed Lee izó en el balcón principal de City Hall la bandera arcoíris que identifica a la comunidad homosexual en el mundo, enfrente, los mexicanos aglutinados en la plancha del Civic Center lanzaban su cántico de guerra pambolera: “Eeehh, ¡Puto!”.

No lo exclamaban a ninguno de los turistas o a las parejas LGBT (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales) que usualmente pasean por estas calles tomadas de la mano. Lo emulaban cada que veían al portero de la selección de fútbol de Brasil disparar el saque de meta por medio de la pantalla gigante que colocó en la explanada la organización pública Recreation and Parks de San Francisco para el disfrute gratuito de las masas.

Es una costumbre local. En junio, el alcalde en turno alza la bandera representativa del movimiento para iniciar las celebraciones con motivo del mes del Orgullo Gay. Casualmente, ese día 17 de junio, el encuentro entre los equipos de Brasil y México en la Copa del Mundo 2014 reunió a una comunidad que tiene desde hace años, por costumbre también, gritar “puto”, al portero del equipo contrario, cada que patea el balón desde el área chica del campo de juego.

La palabra “puto”, viene de puta, que a su vez deriva de prostituta: “Persona que mantiene relaciones sexuales a cambio de dinero”. La Real Academia de Lengua Española define al “puto”, como: “clasificación denigratoria”, y también, “hombre que tiene concúbito con persona de su mismo sexo”.

La FIFA ha estado alerta de cualquier acto de racismo o discriminación en este reciente Mundial. Y tiene bajo investigación a la hinchada mexicana y su peculiar grito de batalla.

Nadie lo ha corregido o señalado. En los estadios, por medio de las transmisiones en vivo de los partidos, la proclama sexista resuena con claridad, por años ha sido así, sin que nadie haga nada. La FIFA ya levantó la oreja y si decide poner un ejemplo internacional, la selección mexicana de fútbol podría quedar fuera de la competencia —quizá les harían un favor, antes de quedar ridiculizados por las potencias futbolistas.

Puede consultar el programa de las transmisiones abiertas de los partidos en la explanada del centro cívico de San Francisco en: WorldCupSF.com. Pero muestre algo de civismo. Sobre todo si asiste este lunes al encuentro entre México y Croacia. No sólo será la FIFA en Brasil, la comunidad gay también estará atenta.

Se buscan #QueerLatinas en San Francisco

Imagen

SAN FRANCISCO.— Si eres una mujer inmigrante de Latinoamérica, mayor de 18 años,  lesbiana, ‘queer’ o simplemente te sientes parte de la comunidad LGBT (Lesbiana, gay, bisexual, transgénero), quizá te interese participar en un estudio ‘online’, que podría generar mayor oferta de servicios a  este sector de la población.

Alison Cerezo es una investigadora del sur de California que labora para el San Francisco State University (SFSU), interesada en estudiar la salud mental de las ‘queer latinas’ porque, dijo, no hay información académica en esta área, y como “todo está basado en data, sólo  teniendo esto podremos realmente hacer algo; cambiar o extender servicios”, sin necesidad de presentar documentos o papeles migratrorios.

En un café del barrio de Castro, Cerezo explicó que este estudio, que puede ser completado en internet, en el sitio: Silq14.tumblr.com, tiene que ver con la oferta de servicios a esta comunidad, “eso es lo principal”, aclaró, pero no sólo eso: “También entender que muchas de estas mujeres enfrentaron discriminación que las obligó a inmigrar a los Estados Unidos, y que aquí también batallan por el lenguaje o documentación, pero también hay mucho racismo, hay xenofobia, hay homofobia, y muchas de estas mujeres tienen muchas dificultades en torno a sus identidades y necesitan los servicios para ser reconocidas en la comunidad”.

Como investigadora, y ella misma lesbiana, Alison Cerezo refirió que las ‘queer latinas’ suelen ser rechazadas por sus familiares, y a la vez excluidas por los sistemas escolares. “Es mucho más difícil obtener educación para ser competitivo y así obtener empleos. Así que si estás marcado como ‘queer’ o transgénero o como no conforme con tu género, tendrás más dificultades”.

Todo esto atrae depresión, ansiedad abuso de sustancias como el alcohol o las drogas.  Y es ahí, señaló Cerezo, que el acceso a servicios comunitarios puede ayudar a disminuir la discriminación que enfrentan las mujeres ‘queer’ y el impacto en su salud mental. 

En el estudio en línea pueden participar mujeres identificadas como queer, en cualquier parte de Estados Unidos, aunque la prioridad es conocer a las que viven en el Área de la Bahía o en California. La encuesta pretende alcanzar a 200 personas antes de agosto.

We Were Here

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estreno el 25 de febrero a las 7:30 p.m. en Castro Theatre de San Francisco y en exhibición hasta el jueves 3 de marzo.

We Were Here es un documental realizado por David Weissman que aborda los días después del sida y los efectos en la comunidad gay de San Francisco.

Para consultar los horarios puedes visitar: http://www.castrotheatre.com