Berta Cáceres, defensora de la vida

Los indígenas lenca de Honduras lograron detener el proyecto hidroeléctrico Agua Zarca, desarrollado por la mayor constructora de represas en el mundo, la compañía china, Sinohydro, y la empresa hondureña Desarrollos Energeticos SA (Desa). La batalla fue organizada por una mujer, Berta Cáceres.

En una entrevista realizada por nuestra compañera Chelis López, Berta Cáceres cuenta la estrategia de lucha que siguió el pueblo lenca para suspender las actividades del monstruo privatizador del agua en Honduras.

Además, este domingo 3 de mayo son las elecciones en Cherán, Michoacán, la tierra de la gente purépecha que logró recuperar su autonomía. Desde allá, una joven nos cuenta su forma de autogobierno y cómo ven allá a esos partidos políticos que ahora disputan los poderes públicos en México.

Anuncios

Pueblos de Michoacán mantendrán autodefensas

Radio_Indi_gena_Autodefensa_Michoaca_n

Ricardo Ibarra

“Ninguno de nosotros ha entregado las armas. No nos han desarmado. Las tenemos a la mano, pero no a la vista”, cuenta vía Skype uno de los representantes de los grupos de autodefensa surgidos en Michoacán, José Manuel Mireles.
La región desde donde nos habla el médico Mireles, en Tierra Caliente —occidente de México—, es una zona donde en los últimos meses han surgido guardias civiles comunitarias que brindan protección a pueblos como Buena Vista, Cualcomán, Chinicuila, Tepalcatepec y La Ruana, para proteger a las familias del grupo criminal autodenominado Los Caballeros Templarios.
Pero también es el lugar donde el gobierno de Enrique Peña Nieto ha desplegado en el último par de semanas a elementos del ejército y la policía federal, con la promesa de recuperar la paz en el territorio.
Desde el 24 de febrero de este 2013, los habitantes de la región de Tierra Caliente decidieron levantarse en armas contra Los Caballeros Templarios, quienes en los últimos meses extorsionan a los pobladores, bloquean carreteras, paralizan el flujo de bienes a los pueblos —alimentos y medicinas—, y llegan también a secuestrar y desaparecer al que se interponga. “Ya ellos se habían tomado el control del mercado de limón —principal producto regional—, tenían control del ganado, el control de los comercios, gasolineras, de todo cobraban cuota”, nos explicó el vocero de otro grupo de autodefensa, en La Ruana, Hipólito Mora.
Por qué surgieron los grupos de autodefensa en Tierra Caliente, lo contó el médico cirujano adscrito al sistema de salud en Michoacán, José Manuel Mireles: “Esta violencia existe desde hace 12 años. No existe el estado de derecho en Michoacán, porque al estar coludido el mismo aparato del gobierno estatal con todos sus jueces, sus magistrados, tribunales, sus diputados, sus senadores, sus presidentes municipales, sus policías municipales, judiciales y federales, al estar todos en la nómina del crimen organizado, no existe el estado de derecho, y no teníamos una forma de defendernos nosotros”.
—¿Es, entonces, la lucha de los grupos de autodefensa contra el gobierno?, preguntamos a Mireles.
—Nosotros sabemos que hay un nexo (entre gobierno y grupos criminales), porque el gobierno nunca ha procedido legalmente (contra los delincuentes). Cuando alguien presentaba alguna demanda de alguna violación, de alguna ejecución, de algún asesinato, de algún secuestro, la persona era ejecutada en su casa esa misma noche. Esa gente amanecía muerta en su casa o desaparecía, simplemente. No necesitamos mucha inteligencia para interpretar que el gobierno, los ministerios públicos, las policías están vendidos con estas personas. No estamos en contra de las autoridades, estamos en contra de la negligencia de las autoridades. Nosotros no estamos asumiendo la ley en nuestras manos, estamos asumiendo la responsabilidad de nuestras vidas, de nuestras familias y de nuestras economías”.
—El gobierno mexicano extendió recientemente un comunicado donde dicen que han devuelto la paz a Michoacán, ¿Cómo lo viven ustedes?
—El pueblo lo recuperó el pueblo mismo al expulsar a los criminales de todas nuestras comunidades, y más pueblos que se están levantando en armas todavía, pero no fue gracias al ejército, no fue gracias a los federales… Fue gracias al valor de los mismos habitantes de los pueblos que estamos en lucha […] Tres meses estuvimos libres de secuestros; antes de que el ejército cumpliera ocho días en la región, ya tenemos el primer secuestrado, el primer ejecutado y además lo incineraron.
Fragmento de entrevista con vocero de autodefensa

Vigilar a los vigilantes
Hipólito Mora, vocero de la autodefensa en La Ruana, aseguró, al contrario de lo que externó en días recientes el gobierno de México por medio del secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong: “Nadie ha vuelto a sus casas. Nosotros seguimos aquí patrullando las calles. En las noches seguimos cuidando en La Ruana, del municipio de Buenavista. Todos seguimos patrullando y cuidando de que no vaya a entrar alguien del crimen organizado a hacerle daño a algún ciudadano de los pueblos de nosotros”.
Agregó que los autodenominados Caballeros Templarios obtienen recursos de los pueblos michoacanos mediante la extorsión: “A ellos ya les reditúa más la extorsión, que la droga. Para ellos ya es más importante extorsionar. Agarraban muchísimo dinero de cuota, mucho, mucho. Por eso andan tan molestos con nosotros, más que nada aquí contra La Ruana, porque les quitamos muchísimo dinero que recibían de cuota, ya ahorita gracias a dios no se paga. Aquí estamos liberados. Ya trabajamos normalmente”.
El cónsul de México en San José, Carlos Ponce Martínez, destacó que el gobierno de Enrique Peña Nieto “no ve con buenos ojos” a las guardias civiles en los pueblos de Michoacán.
“La proliferación de estos grupos organizados, sociales, armados”, dijo Ponce Martínez, “de ninguna manera es un asunto que el gobierno vea como una alternativa viable. Las implicaciones que tiene, tan sólo desde el punto de vista de la posesión de armas es un delito federal en México y nosotros como gobierno no aplaudimos ni vemos con buenos ojos esto”.
Un comunicado difundido en la semana por el gobierno mexicano, dice: “La presencia de las fuerzas federales en Michoacán, no sólo tiene el propósito de enfrentar a la delincuencia y de investigar o detener a quienes cometen algún ilícito, sino de interactuar con la población y establecer vínculos sólidos de confianza”.
Hipólito Mora informó desde La Ruana que la presencia del ejército ha servido al menos para liberar las carreteras tomadas por los grupos criminales, lo cual ha permitido de nuevo el flujo de bienes y medicamentos, aunque “no han encarcelado a nadie del grupo criminal, que es a lo que vienen”, insistió. Por lo cual las guardias continuarán en alerta. “Estamos vigilando al ejército y a la policía federal, que hagan bien su trabajo. Nada más”, aseveró.

Acción en el Norte de California
En la bahía de San Francisco, Norte de California, el activista michoacano, José Sandoval, visitó los consulados mexicanos de San José, Fresno y Sacramento, para llamar la atención de la violencia que viven las familias en la región de Tierra Caliente. También visitó el Capitolio en Washington D.C. y la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.
“Han masacrado a nuestras familias desde hace años”, refirió Sandoval. “Por eso, la gente, desde el 24 de febrero se armó de valor y también de armas, y dijeron: ‘No vamos a permitir más esto’, y se convirtieron en guardias comunitarias para defender a nuestros hijos y a nuestras familias”.
José Sandoval destacó que durante décadas han operado grupos criminales en Michoacán, “y lo que me parece irracional (por parte del gobierno federal) es que intenten desarmar a las comunidades, cuando jamás han intentado desarmar a los delincuentes”.

Valiente pueblo de Michoacán

 Un soldado junto a un miembro de un grupo de autodefensa local en Buenavista, Michoacán, México. Los residentes han tomado las armas para defender su comunidad contra las bandas de narcotraficantes. Foto: AP

Soldado junto a un miembro de un grupo de autodefensa local en Buenavista, Michoacán, México. Los residentes han tomado las armas para defender su comunidad contra las bandas de narcotraficantes. Foto: AP

Hace años que los michoacanos en México viven sitiados por grupos de narcotraficantes, más recientemente La Familia, Los Caballeros Templarios y otras organizaciones criminales que saquean los recursos naturales.
 
El problema ha alcanzado niveles de guerra civil. Por la necesidad de proteger a sus familias, los pueblos han decidido tomar las armas y asegurarse de quién entra y sale de sus comunidades.
 
Los grupos narcotraficantes amenazan, desaparecen a pobladores, asesinan, y en las últimas semanas han cortado las vías de acceso a ciertas poblaciones, como Buenavista, Tomatlán y Tepelcatepec, dejándolos sin acceso a alimentos y sin flujo de bienes.
 
Mientras tanto –al igual que su antecesor en la presidencia­– Enrique Peña Nieto envía a sus marinos y sus soldados a territorio michoacano, con la promesa de ofertar seguridad. Su estrategia: ir a cazar a las guardias civiles, a los grupos de autodefensa y a todo aquel civil en posesión de algún arma.
 
Pareciera, en este caso, que el gobierno mexicano busca apoyar a los grupos criminales, más que asegurar la tranquilidad del valiente pueblo de Michoacán.
 
En la Bahía de San Francisco, los michoacanos se han movilizado en los consulados mexicanos de San José y Fresno, además del capitolio de Sacramento, en el último par de semanas. Exigen la seguridad de sus familiares en aquel viejo territorio Tarasco. Y para llamar la atención internacional, estarán en los próximos días en Washington D.C. y llevarán el tema hasta la ONU.
 
El pueblo michoacano nos enseña, como ha sido característica en su historia, a no vivir de rodillas.
 

Noticias bajo el Sol | Resistencia Mapuche

Segunda edición de enero

Resistencia de Mapuches en Chile; Nativos de Aintioquía, Colombia, en medio de la guerrilla, el narcotráfico, minería ilegal y paramilitares; Barricadas purépechas en Urapicho, Michoacán, México.

|www.radioindigena.com|

De grande quiero ser soldado

La reportera de Televisa le pregunta al niño mexicano montado encima de uno de los tanques bélicos que exhibe el ejército mexicano durante el pasado desfile del 16 de septiembre en las calles de la Ciudad de México:

—”Ahora, ¿dónde estás? Cuéntanos…”, pregunta la reportera.
—”En el tanque de guerra”, responde el niño.
—”¿Y te gusta?”.
—”Sí”.
—”¿Qué quieres ser de grande?”, pregunta la empleada de Televisa, insinuando.
—”Solda…”, y el mismo niño corrige antes de terminar la palabra. “Piloto”, concluye.
—”¿Piloto del ejército?”, irrumpe la reportera. El niño asiente con la cabeza.

Este diálogo fue transmitido en México por la televisión pública que monopoliza Televisa —junto con TV Azteca—.

Van más de 70,000 muertos por la supuesta “guerra contra las drogas” en la administración de Felipe Calderón.

El PRI regresa al poder con Enrique Peña Nieto como pantalla el 1 de diciembre.

Las televisoras lo en-cubren todo.

Para el futuro de la niñez mexicana, los administradores de la pobreza preparan un reino controlado por la guerra, la farsa y el consumo de fantasías comercializadas por televisión.

Por cierto, si vieron el reciente caso del helicóptero de la PGJE de Michoacán caído en el lago Zirahuén, mientras transportaba personal de TV Azteca, quizá se pregunten también: ¿Cuál es la nueva relación que han adquirido los mandos armados de México y los medios masivos de comunicación?

Vean la entrevista al niño en este video, a partir del minuto 3:25.

La vasta devoción

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ricardo Ibarra

El Mensajero

Galería en Impremedia

La madre tierra es extensa, como es la capa de estrellas que recubre a la virgen de Guadalupe, visión contemporánea de la vieja Tonantzin de los mexicas o aztecas, símbolos de unión entre el ser humano y el planeta vivo.

También es vasta la fe de los peregrinos que desde México llegaron a Estados Unidos cargando a sus dioses. Se les puede ver en la romería que la mañana del 11 de diciembre inicia en el templo All Souls de South San Francisco y culmina en la catedral de St. Mary en San Francisco, más al norte. Llevan la figura de la “Morenita del Tepeyac” en mochilas, reflejada en cuadros, playeras, gavanes, impresa en la memoria, sellada en la oración, estampada en botellas plásticas con agua.

En algún momento fueron los aztecas quienes cargaron sus propias deidades en la búsqueda de su tierra sagrada, desde Aztlan, cuando alcanzaron Tenochtitlan, en el centro de la actual ciudad de México.

Una señora que dice llamarse María, es originaria de algún lugar de aquel país. Lleva caminando cerca de siete horas, en un viaje que terminará con 12 millas en sus pies (alrededor de 20 kilómetros). Abraza un cuadro con la imagen de la Guadalupana. Suda. No se detiene ni para hablar. Dice: “Estoy dándole gracias a la virgen por todo lo que nos dio en el año, que nos ha bendecido, y agradecerle infinitamente lo que hace por nosotros”.

Cuando los peregrinos alcanzan la explanada del St. Mary’s comienzan los vivas, los hurras y las danzas emplumadas. La figura de la virgen de Guadalupe es cargada por los aires por un grupo de piadosos denominado Cruzada Guadalupana de San Francisco. Parece cualquier zócalo mexicano, con los vendedores de churros, fritangas, frutas, pero en lugar de la “vitamina T”, que componen las clásicas tortas, tostadas y tamales, hay hot dogs: nada mal después de una larga caminata, con tocino, cebolla y chiles verdes.

Blanca Ramos come un elote untado con crema y queso. Es oriunda de Michoacán. De Apatzingan, un poblacho donde en días recientes los devotos de Huitzilopochtli —dios azteca de la guerra—, derraman sangre en nombre del control del narcotráfico. Ella reza por eso.

“Es un día especial para darle gracias a dios por todo el año pasado y que el próximo nos dé lo mismo o más. Hay una balacera muy fuerte: policías contra narcotraficantes. Pedirle (a la virgen) por mi familia, pues tengo a mi madre y a mis hermanos en Apatzingan”, comenta para una video cámara.

Las rutas sagradas animaron los caminos antiguos en los tiempos originales, como el de los mexicas a los bosques y aguas de Chapultepec, o a Chalco, aún con vida gracias a la fuerza danzante de los mexicanos. O como el que mantienen con dificultades los huicholes en su vía al terreno cósmico de Wirikuta, desde Jalisco hasta algún lugar de San Luis Potosí.

Acá, de este lado, el México que no se desdibuja ni decolora, como los tatuajes del alma, cruza la frontera con todo y su amor, su fe y su pasión. Con o sin documentos.

Don Feliciano, el violinista

Mi primer video, va. Desde el VIII Encuentro Nacional de Mariachi Tradicional, en Guadalajara.

¡Viva Michoacán! Aquí el octagenario violista de Arteaga, Michoacán, el señor Feliciano Becerra Sanjuán quien interpreta minuetes, un estilo dentro de la extensa variedad de sones que subsisten en el mariachi tradicional.

¡Salud!

RICARDO IBARRA