El Corazón de la Misión | Heart of the Mission

Los residentes del barrio de la Misión en la ciudad de San Francisco, California, continúan con la defensa de sus hogares ante el inminente aburguesamiento del vecindario por el arribo de foráneos pudientes vinculados con el desarrollo tecnológico de internet. ‘Vieocumental’ proyectado en la calle 24 en el décimo aniversario del MAPP, el sábado 7 de diciembre.

Residents of the Mission District in San Francisco will keep defending their homes before the imminent gentrification of the neighborhood by the arrival of wealthy foreigners linked to the development of internet technology. ‘Videocumentary’ screened on 24th Street during the 10th Anniversary of MAPP, December 7th.

Cartel expuesto en el Eric Quezada Center durante la filmación de 'El Otro Barrio'. | Foto Ricardo Ibarra

Cartel expuesto en el Eric Quezada Center durante la filmación de ‘El Otro Barrio’. | Foto Ricardo Ibarra

Procesión por la muerte de la Misión

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

—MANIFIESTO—

Procesión por la muerte de la Misión

La Misión está agonizando. El desplazamiento forzado que hoy viven muchas familias y residentes del barrio está en un nivel crítico. Estas familias no soló han vivido aquí por muchos años, sino que han contribuido a formar la identidad de nuestro barrio. Identidad hoy amenazada por los especuladores de bienes raíces y por los nuevos residentes que llegan dispuestos a pagar ridículas sumas de dinero por el alquiler o la compra de una casa. Este mural fue inspirado por la impotencia y la frustración de ver cómo nuestro barrio, La Misión, agoniza. El desplazamiento forzado es un asunto grave que está cambiando las tradiciones y la diversidad cultural que han caracterizado a este Distrito por más de un siglo.

El diseñador de este mural, Dennis Maxwell, con un grupo de artistas, y miembros de la comunidad del barrio La Misión, entre ellos algunos que han sido directamente afectados por los desplazamientos forzados, se reunieron para realizar este mural en denuncia a la crisis de desalojos. Entre los colaboradores están el pintor y muralista, Pancho Pescador, Indira Urrutia, César Augusto Oyagata (Tukuy), Chelis López, Ricardo Ibarra, Alejandro Meza, Todd Brown, Alberto Toscano, Ariel López.

[Marcha “Our Mission, No Eviction”. Sábado 12 de octubre. 2:00 p.m. Calle 24, entre York y Hampshire].

Él lleva labial rojo

'Mitzi' baila con su sombra en el 'Esta Noche', de San Francisco. Foto: Ricardo Ibarra

‘Mitzi’ baila con su sombra en el ‘Esta Noche’, de San Francisco. Foto: Ricardo Ibarra

El estribillo aquel de Bronco: “Con zapato de tacón, las nenas se ven mejor”, puede ser mal interpretado en ‘Esta Noche’, bar de trasvestis en el barrio latino de San Francisco, la Misión.

Al menos ocurriría la confusión si el comensal empina un tequila doble y contempla a Mitzi Lee mover su cuerpo al ritmo frenético de la reverberación tropical.

En este video que produje –por una inesperada desviación nocturna–, “Mitzi” cuenta cómo fue definiendo su personalidad transgénero en la ciudad de San Francisco, hasta lograr incluso conservar su personalidad, no sólo arriba del escenario de Esta Noche, sino como cocinera en un restaurante de la ciudad, durante el día.

San Francisco definitivamente es el refugio de miles de homosexuales, lesbianas, bisexuales y transgénero –no sólo de Estados Unidos, sino de inmigrantes internacionales–, donde encuentran festivales anuales como el del Orgullo Gay o las fiestas en el vecindario de Castro, como Halloween, o incluso el programa de cine Lésbico Gay.

A la vuelta de la esquina encuentras espacios de esparcimiento como el Esta Noche, donde, si llegas a entrar, posiblemente puedas reconocer que con zapatos de tacón, no sólo “las nenas se ven mejor”, como entona Lupe Esparza. Y si a ese accesorio tan femenino le agregas el labial rojo, la peluca, el perfume, las lentejuelas, el sonido, las luces, los movimientos…

Homosexual o heterosexual, blanco o negro, nativo o extraterrestre, qué importa. Las diferencias son la riqueza de la humanidad.

¿O quién prefieres ser tú esta noche?

Mejor: ¿Quién eres tú ahora?

Rituals of water

20130112-230328.jpg

Obra de Rodney Ewing, en Ictus Gallery [1769 15th St. entre Valencia y Guerrero], San Francisco. Hasta el de marzo de 2013. Rituals of water [técnica: tinta, agua y sal].

20130112-230320.jpg

For Souls

20130112-230302.jpg

For Sugar

20130112-230254.jpg

For Arms

Colores sagrados de Calixto Robles

Carlos Santana y Calixto Robles intercambian ideas en Alley Cat, San Francisco. Foto Chelis López

Oaxaca, y los oaxaqueños, tienen una conspiración con el color.
Lo confirmé al asistir hace unos días a la exhibición de Calixto Robles –nativo de aquellos terrenos– en la librería Alley Cat Books (3036 de la calle 24 en San Francisco).
Jaguares con el símbolo de la Madre Tierra grabado en el hocico, ángeles vueltos pintoresca materia, budas en sagrada calma, mandalas que irradian una gama multicolor, son algunas de las figuras presentes en la obra de Calixto, como para universalizar los colores de Oaxaca.
Serán los textiles que elaboran las manos indígenas de aquella región con base en elementos naturales o los templos erigidos con cantera verde y rosada o los campos floridos o los cielos y nubes singulares o los listones en las trenzas negras de las mujeres. O la influencia del imponente Rufino Tamayo.
No sé. Pero algo tienen los oaxaqueños y el color.
Incluso Carlos Santana, el músico, es un declarado seguidor de la obra de Calixto. Llegó el día de la inauguración de la expo ahí al barrio de la Mission, para apreciar el trabajo del pintor.
Si no me crees, asiste a la librería de la calle 24, para que veas esta relación entre los oaxaqueños y la paleta pictórica. Aprovecha este viernes 27 de agosto, cuando Calixto y su esposa Alexandra Blum –quien también expone ahí mismo su trabajo–, impartan una charla este viernes 17 de agosto a partir de las 6:30 p.m., al fondo de Alley Cat, donde está la galería.

¿El fin de la enchilada?

La Mission ya no es la misma. El cierre de algunos restaurantes mexicanos pronostican un nuevo cambio social en el vecindario ‘latino’ de San Francisco

Ricardo Ibarra

El Mensajero

El 2010 vio los últimos días de algunas exquisiteces mexicanas en el barrio de la Mission.

El restaurante Mi lindo Yucatán dejó de surtir panuchos acompañados de salsa habanera en la calle Valencia. En esta misma vía y a finales del año, Mariachi’s Taquería no abrió más sus puertas a los hambrientos de burritos. Y en South Van Ness, Los Rosales dejaría un hueco en el estómago a quienes buscaron enchiladas en salsa verde, pozole o las tortas de carnitas, encontrando de un día para otro un establecimiento cerrado.

Lo único que quedó en la boca de la clientela fueron interrogantes. ¿Adónde se fueron? ¿No más comida mexicana? ¿Es el fin de la enchilada en la Mission?

Uno pensaría que el servicio de estos tres restaurantes era malo y que los comensales terminaron por evitar los menús de estos lugares. Pero en Yelp, ese sitio en internet donde personas comunes y corrientes pueden verter sus críticas, gustos y disgustos de distintos locales comerciales, calificaron a estos sitios con cuatro estrellas, casi cinco.

Mi lindo Yucatán tiene 71 opiniones. El ultimo dice: “Estoy triste por reportar que mi taquería favorita de San Francisco está ahora cerrada”, escribió Tom M., de Oakland. En este mismo sitio de internet, Mariachi’s Taquería tiene 201 opiniones. Una de las personas se preguntaba: “¿Por qué cerraron? ¿Qué pasó? ¡En verdad disfrutaba de este lugar!”, acompañado el mensaje por una carita triste. Finalmente, en el apartado de Los Rosales, se lee: “Simplemente, sin dudas, mi lugar favorito para comer en la ciudad”, escribió el usuario Jimmie L.

En fin, internet no daba razones del porqué del cierre de estos comercios. En Mariachi’s, desde diciembre del año pasado se puede leer un mensaje escrito en inglés y pegado al aparador: “Queridos clientes y amigos, lamentamos informarles que después de servirles por 14 años en el Distrito de la Mission, Mariachi’s está ahora cerrado permanentemente”.

Hay muchas teorías. Aurora Grajeda, por ejemplo, activista social y residente del barrio de la Mission por más de 40 años, considera que, en definitiva, esta zona de la ciudad no es para nada lo que solía ser, con el brillo latino en cada esquina.

“Es un cambio social. Muchos negocios han tenido que moverse a los suburbios. Esto era un mercado. A partir de que los ‘yuppies’ comenzaron a abrir negocios en Valencia el costo de las rentas se fue para arriba. Ya no es el lugar vibrante y de precios bajos. Las rentas subieron mucho y para muchas familias mexicanas se volvió prohibitivo vivir aquí”.

Esto en parte es cierto, asegura Óscar Rosales, ex propietario de Los Rosales restaurante. El último incremento a la renta fue en 2010, de 2,900 a 3,600 dólares mensuales. “Son 700 extra cada mes. Sí duelen, más los aumentos de la luz, el agua, el gas, todo. La verdad que era difícil: permisos, inspecciones, requieren de bastante dinero, pero honestamente”, confiesa Rosales, “lo principal fue una demanda”, la que terminó por derrumbar el esfuerzo de años.

“Una empleada metió una demanda, ahí fue donde comenzó el problema”, explica el ex restaurantero frente a lo que fue su negocio en la esquina de S Van Ness y la 14. “En algún momento nos pidió que le diéramos más horas de trabajo, pues era madre soltera y no podía mantener su hogar. Le dimos más horas, pero luego nos enteramos de que era en contra de la ley”.

“Lo supimos el 12 de junio. Ella dejó de trabajar en mayo y fue porque le cortamos horas. Tuvimos que declararnos en bancarrota porque ella estaba reclamando cerca de 50,000 dólares y exageró en sus declaraciones. Fueron tres meses buscando un acuerdo entre abogados y no tuvimos otra opción más que cerrar, porque la verdad no podíamos pagar”.

Para conocer la cantidad de restaurantes mexicanos sobrevivientes en San Francisco, buscamos al Consulado Mexicano de esta ciudad. El secretario de Asuntos económicos y comerciales, Gerardo Chong, solo pudo responder que no tenía dato alguno relacionado con el tema, que mejor lo “googléaramos”.

Quien sí proporcionó una lista es Golden Gate Restaurant Association, con opciones como el Maya, Ándale, Mijita, Little Chihuahua, Iron Cactus, Margarita, Tres agaves y Tropisueño. Todos en San Francisco.

Si busca algo en la Mission y tiene antojo por lo mexicano, quedan por supuesto, Puerto Alegre, San Jalisco o Los Yaquis. Aunque, claro, el sazón de los desaparecidos será recordado en la memoria del paladar.