Narcocorrido de la Casa Blanca

 

Escribo a propósito de la reunión entre el caricaturista Rius (Eduardo del Río) y el poeta mexicano Javier Sicilia en Nueva York el jueves 10 de mayo, donde junto con Noam Chomsky recibirán un reconocimiento de la NACLA (North American Congress on Latin America), en su aniversario 45.

Durante una mudanza reciente –luego les contaré sobre los altísimos costos de renta en San Francisco–, encontré una revista de El Chamuco y los Hijos del Averno –número 225–. Me pareció el mejor momento para compartir un “narcocorrido prohibido” insertado en esa edición.

La revista de El Chamuco –casa caricaturesca de Rius, El Fisgón, Helguera, Hernández, Patricio y otros– había respondido al llamado del gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez, Malova, de prohibir en mayo de 2011 la difusión de narcocorridos en bares, cantinas y centros sociales con permiso para vender alcohol.

A continuación tan sólo la mitad del “Narcocorrido de los narcopresidentes”, escrito por Pedro Miguel e ilustrado por Alejandro Magallanes.

Nada más recuerde leerlo a ritmo de cualquier canción de los Tigres del Norte o Tucanes de Tijuana. ¡Ajúa!

Metiéndose un pericazo

andaba Barack Obama

y en eso volteó la vista

a la tierra mexicana.

Llamó a la Hillary Clinton

y llamó a Carlos Pascual:

“Quiero que armen, allá abajo,

un desmadre sin igual.

“Denle granadas al narco,

y rifles a Calderón

y que entre los mexicanos

empiece la matazón”.

Dicen que Barack Obama

es sirviente de los Bush

y quería vender armas

a sus vecinos del sur.

Soñaba con las divisas

que lava la economía.

“Pa’ que progresen los bancos

hay que mercar cocaína”.

“–Calderón, en tu gobierno

quiero meter mis narices.

–¡Ay, Barack!, ¡Que me sonrojas

con las cosas que me dices!”

Barack la tiene muy fácil

siendo el otro tan chiquito

y si además se le entrega

recostado de pechito.

“–Felipe, quiero que mates

más criminales ojetes.

–Yo hago lo que tú me pidas

si me compras más juguetes”.

–Felipe, vamos a darnos

un pasón de mota fina.

–Barack, lo que a mí me gusta

son los tiros te tequila.

–Dime, valiente Felipe,

¿Por qué no agarras al Chapo?

_Barack, no te hagas pendejo,

que ese está bajo tu mando.

Sicilia en San José

Y también en San José, en la alta California, estará Javier Sicilia debatiendo sus ideas del cambio pacifista en México con el comentarista de CNN Ruben Navarrete, moderado por Samuel Orozco, de Radio Bilingüe.

Esto es hoy 4 de mayo a las siete de la noche en el auditorio Morris Daley, One Washington Square, de la Universidad del estado de San José.

En esta misma ciudad, pero el lunes 7, Sicilia impartirá la conferencia “La emergencia nacional de México y el rol de los Estados Unidos”, en el Mayfair Community Center (2039 Kammerer Ave., San José, CA 95116), a partir de las 5:00 pm, con acceso libre y gratuito.

 

Caifanes da una vuelta al cielo

Caifanes en su versión 2011: Alfonso, Diego, Sabo, Alejandro y Saúl. Foto suministrada

Ricardo Ibarra

El Mensajero

Antes de que los olviden, los integrantes originales de Caifanes se amarran a una escoba y vuelan a Estados Unidos.

El negro cósmico en que se hundió el virtuoso instrumentista de la guitarra eléctrica, Alejandro Marcovich, tras una contusión cerebral, reunió a la banda, y más que nada, a este con Saúl Hernández, quienes por pasados conflictos personales decidieron explotar la célula musical en 1995.

Ahora, decididos a continuar hasta morir, saltando la piedra en el camino, realizarán una gira por las nubes de los Estados Unidos: Chicago, 15 de septiembre; Las Vegas, 16; San Diego, 17, y el 18 hacen la danza del más allá en el Warfield de San Francisco.

Estos dioses ocultos por más de 15 años: Saúl Hernández (voz y guitarra), Alfonso André (batería), Sabo Romo (bajo), Diego Herrera (teclados) y Marcovich, reaparecen juntos bajo la iluminación de los escenarios en un tour estadunidense que continuará por plazas mexicanas.

La vida no es eterna

Alejandro Marcovich, a sus 51 años de edad, decidió hacer un silencio y sanar su vieja relación con Saúl Hernández. Desde algún lugar de la tierra de los volcanes, el guitarrista ofrece una charla vía telefónica donde habla sobre su encuentro con la muerte y su reencuentro con Caifanes.

–¿Qué te ocurrió para que la relación entre Saúl y tú mejorara?

–Estando en Kansas City tuve una contusión. Por primera vez en mi vida apareció un problema de la edad, y pues después de exámenes médicos, me sometí a una cirugía. Un día antes, por medio de un email, Saúl me deseaba que todo estuviera bien, y después de ese email, cuando llegué a mi casa, después de la operación, me di tiempo de contestarle y así fuimos retomando la relación que se había quedado por tanto tiempo, y esto fue lo que realmente propició que Caifanes regresara. Si no hubiera pasado algo así, tan fuerte, quizá estuviéramos distanciados

–¿A ti qué te deja personalmente esta experiencia?

–En la vida te tomas muy a pecho un problema en una relación y quizá te mueres con ese sentimiento, y por un problema tan fuerte de salud, como que nos sensibilizamos y se dio la reconciliación, y luego el reencuentro. Nos dimos cuenta de que lo que teníamos de bueno era mucho mejor que lo que teníamos de malo. Sí hubo cosas destructivas en nuestra relación, pero también hubo cosas maravillosas, y es lo que estamos tratando de recuperar ahora porque la vida es corta y hay mucho por hacer.

–El concierto del reencuentro en el DF fue uno bastante emotivo, y tu charla con el público estaba sin duda en tu guitarra, ¿qué emociones te fluían?

–Fue un concierto perfecto, a veces te dejas llevar por el momento, improvisas. A mí no me gusta subir al escenario a tocar como robot. El escenario es también el lugar donde puedes correr algunos riesgos y ofrecer al público algo más espontáneo. Si el público espera a un Caifanes perfecto, no creo que lo puedan conseguir, ya que yo como guitarrista corro el riesgo con el instrumento, es parte de la espontaneidad y el entusiasmo de lo que estás viviendo y de lo que estás transmitiendo a la gente con su emoción.

–La pregunta de los fans: ¿habrá nuevo disco después de esta reunión?

–No lo sabemos, lo que sí es que vamos a grabar las canciones para poder sacar un disco en vivo, y la verdad es que un disco de estudio no lo podemos garantizar, estamos dejando que las cosas fluyan y que llegue en su momento.

–¿Esta gira norteamericana tendrá réplica en Sudamérica?

–Espero que sí, en este momento de la gira no hay ninguna parada en centro o Sudamérica, pero son territorios donde Caifanes fue bien recibido, por supuesto yo espero que la gira se extienda.

–Llegan a Estados Unidos en fechas importantes, ¿qué esperas de estos conciertos?

–Estados Unidos para Caifanes es un público súper intenso, porque se junta la pasión por la música, pero también la pasión por México. Es un público donde siempre hay banderas mexicanas, y empezamos el 15 de septiembre en Chicago, imagínate.

Alejandro Marcovich aseguró que “por respeto a los seguidores”, y para sumergirse en antiguos diablos, las canciones en vivo serán “lo más fieles posibles” a las de los cuatro álbumes: Caifanes, El Diablito, El Silencio y El Nervio del Volcán.

Cuando parecía que aquí no pasaba nada, Caifanes regresó a los escenarios en el festival Vive Latino, en México, en abril de este año. Ahora, Marcovich confirma que “hay Caifanes para rato, mientras gocemos de salud y el público maravilloso siga con nosotros”.

Caifanes en concierto en el Warfield de San Francisco el 18 de septiembre a las 8:00 p.m. Boletos desde $49 a $85 dólares. Adquiérelos en Thewarfieldtheatre.com o en taquillas.

La vuelta al cielo

 

Tour 2011

Septiembre:
15 Chicago Aragon Ballroom
16 Las Vegas House of Blues
17 San Diego Valley View Casino Center
18 San Francisco The Warfield
20 México, D.F. El Plaza Condesa
23 Monterrey Teatro Banamex
24 Monterrey Teatro Banamex
Octubre:
01 México, D.F. Palacio de los Deportes
02 México, D.F. Palacio de los Deportes
04 México, D.F. Palacio de los Deportes
05 México, D.F. Palacio de los Deportes
07 Puebla Estadio de Béisbol Hermanos Serdán
08 Guadalajara Arena VFG
12 New York Hammerstein Ballroom
14 Los Angeles Nokia L.A. Live – Reventón Edicion Especial
15 Los Angeles Nokia L.A. Live – Reventón Edicion Especial
19 Acapulco Auditorio Forum del Imperial
22 Tuxtla Gutierrez Estadio de Fútbol Flor de Sospo
25 Querétaro Estadio Municipal
26 León Estadio Domingo Santana
29 San Luis Potosí Estadio de Béisbol 20 de Noviembre
30 Torreón Estadio Revolución
Noviembre:
03 Hermosillo Expoforum
04 Mexicali

 

FEX

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El hombre como objeto

ana de la cueva

RICARDO IBARRA

Una primitiva tendencia arraigada en la cultura del hombre es tomar a la mujer como objeto. Un ser útil o inútil, según las circunstancias. En esta ocasión es Ana de la Cueva quien utiliza la figura masculina para ironizar el culto al cuerpo, a la utilidad o inutilidad de la materia.

La artista tapatía integra este concepto en Paquete, su tercera exposición en Nueva York, cuya inauguración se celebrará a mediados de este mes en la galería Thrust Projects.

Marcos y Carlos vienen en un twin pack y son el paquete gemelo que “tiene un doble soporte para un máximo pedido”, según puede leerse en inglés en la portada de un supuesto “envoltorio” de calzoncillos. El paquete, de hecho, contiene las prendas interiores que portaban Marcos y Carlos durante la sesión fotográfica que tomó Ana de la Cueva.

Según esta creadora, “el arte contemporáneo se ha vuelto aburrido. Todos los modelos que utilicé para este trabajo tienen algo qué ver conmigo: son mis hermanos o mi papá, extraños, hombres que me tiran la onda y no me interesan, quienes me gustan y no me pelan”.

Esta serie de más de 15 “paquetes” reúne un conjunto de técnicas: fotografía, arte objeto, escultura. Y muestra en la cajita algunos elementos propios de los modelos, como su fecha de nacimiento o las cualidades que podrían reunir para la satisfacción del cliente, por ejemplo: “perfecto para viajar o en clima caliente”, “el acabado provee una confortación duradera”. La connotación sexual del paquete va implícita, explica De la Cueva. “Desde la perspectiva del hombre, las mujeres debemos velar el cuerpo perfecto. Las mujeres deben reunir tales cualidades y ésta es una manera de confrontar a un hombre; tomarle la foto y pedirle los calzones y luego los decapito en la portada -aparecen sin rostro-, como lo hacen los diseñadores en cualquier anuncio promocional de ropa interior, con mujeres sin cabeza. Al decapitarlos les quitas esa mirada masculina”, agrega.

La proyección de esa imperfecta figura masculina es notable en el retrato para la portada de otro paquete de calzoncillos, donde aparece el modelo Juanmirey, con características únicas del producto -“hand stitched” (bordado a mano)- y revelando una tremenda cicatriz que va desde la boca del estómago hasta debajo del ombligo.

Estas irónicas cajitas con calzones masculinos en su interior, estarán montadas dentro de otro estuche de acrílico, de manera que el espectador de la obra pueda tomarlo directamente de la pared, voltearlo, leer las características del producto y si se ajusta a sus necesidades, adquirirlo.

“Como artista -escribió De la Cueva en los restos de un sobre que recibió por correo-, estoy comprometida con la contemporaneidad. Vivo en un mundo de transnacionales. Mi expresión tiene que ir más allá, intentar enlazar ese discurso con la problemática actual que hay en el mundo, que es una época de cambios, con nuevos lenguajes”.

Su casa, en la calle José Clemente Orozco, en Guadalajara, tiene dispersos en casi todos los espacios muestras artísticas: un vestido que ella misma hizo con pedazos de hilo, fotografías en varios formatos, butacas de teatro pintadas, telas bordadas que descubren huellas de distintos pies… hasta un par de bicicletas para hacer ejercicio parecen objetos de arte, junto a los botes y los pinceles manchados con diversos tonos de pintura.

La inauguración de la muestra Paquete será el 17 de septiembre en Thrust Projects, Nueva York. Al mes siguiente, el 17 de octubre, Ana de la Cueva presentará un libro con fotografías que tomó durante la remodelación del Museo del Barrio, espacio único para artistas latinoamericanos en el corazón de Manhattan.

A %d blogueros les gusta esto: