Cultura y resistencia nativa en América, cuatro podcasts de Radio Indígena

Cantos pai pai · Delfina Albáñez entona las canciones del desierto de Baja California

Yaquis en defensa del agua · El vocero Tomás Rojo habla de la Caravana por el agua, el territorio, el trabajo, la vida en México

Julieta Casimiro · La zapoteca de los hongos sagrados en Oaxaca

Berta Cáceres · Historia de la mujer que detuvo a la compañía constructora más poderosa del planeta

Julieta Casimiro, la mazateca de los hongos sagrados

Es heredera del legado de la célebre curandera María Sabina. La mazateca Julieta Casimiro y su hija Eugenia Pineda hablaron para los micrófonos de Radio Indígena durante una visita que realizaron a la ciudad de San Francisco, California, desde la remota tierra serrana de Huautla de Jiménez, Oaxaca.

Allá de donde son originarias, también es nativo el hongo sagrado o los “niños santos”, que mediante su consumo, la oración, los cantos y el trance chamánico, le han permitido a doña Julieta y a su hija Eugenia, abrir los canales de la sanación y la clarividencia.

Ladies & Gentlemen de México

“No sabes con quién estás hablando” o “No sabes quién soy yo” o “No sabes con quién te estás metiendo”: son frases clásicas que en México utilizan las personas con alguna sensación de poder, generalmente política o económica; un gesto de superioridad, pues, para imponer su voluntad por encima de los otros.

La plataforma de YouTube –y el acceso a nuevas tecnologías para el registro de video– ha permitido a los cibernautas mexicanos exhibir en internet a multitud de personajes que por su visible “educación” –en todo caso la falta de ella–, han sido denominados como “ladies” o “gentleman”.

Comenzaría la serie de exhibiciones con unas mujeres de la industria del espectáculo renombradas como las “Ladies de Polanco” y el violento empresario Miguel Sacal, como el “Gentleman de las Lomas”, que de gentil no tiene nada.

La más reciente exhibición fue la senadora del PRD, Luz María Beristáin, quien en una aerolínea intentó utilizar sus “influencias” para abordar un avión que acababa de perder, y que por cierto los publicistas de la línea aérea utilizaron para promover sus tarifas bajas.

Expongo a continuación algunos de los videos más populares en la red, no por el simple acto pueril de compartirlos.

Los mexicanos sabemos que el país vive en completa impunidad por el abuso de autoridad de personajes como los expuestos y, por supuesto, la permisividad  de las instituciones judiciales. Pero más que nada, por la falta de acción de los perjudicados. En algunos casos, gracias a la exhibición virulenta de estos videos en redes sociales hubo imparcialidad en los juzgados. Pero por desgracia, no todo llega a YouTube.

Los preceptos de justicia, igualdad y democracia debieran aplicar para todo el pueblo mexicano. Sin esto, el riesgo es la continuidad de la división de castas y la consolidación de un país que existe para los ricos y otro muy diferente para los pobres.

Lady del Senado

Ladies de Polanco

Gentleman de Las Lomas

Lady PROFECO

Gentleman de Oaxaca

Partera a los 16

Bertha Martínez atiende a mujer en su consultorio

El Universal

RICARDO IBARRA

Con sólo 16 años, Bertha Martínez Sebastián combina su asistencia a la escuela con su labor de partera tradicional en un aislado pueblo del estado de Oaxaca, sureste de México, donde ha atendido más de 40 partos en su corta existencia.

De la etnia mixe, oriunda del pueblo de Santa María Alotepec, Bertha Martínez ejerce como partera desde los catorce años y atiende, sobre todo, a las más jóvenes de su localidad, según explicó en entrevista con Efe.

Para ser atendidas en un hospital público, las mujeres embarazadas de esta población deben viajar durante cuatro horas para llegar a la ciudad de Oaxaca, capital del estado.

Bertha dijo que su corta edad ha generado la desconfianza de algunas mujeres, pero comentó que son cada vez más las que ponen a sus hijos en sus manos, en particular las más jóvenes de “entre 19 y 32 años”.

“La primera vez que ayudé en el parto, con 14 años, recibí a un niño. Como era la primera vez que asistía, al principio sí sentí miedo, pero ya que nació el bebé fue muy hermoso”, relató la joven partera.

En México, el número de parteras tradicionales es cada vez menor, aunque hay sitios, especialmente en las zonas indígenas y rurales del país, donde las mujeres aún conservan las técnicas de la medicina naturista, con el apoyo de la herbolaria, tal y como hace Bertha Martínez.

Lo común es que sea la madre o la abuela quien deje en herencia este oficio a sus descendientes e incluso hay quienes “sueñan” que serán parteras y manifiestan conocer las habilidades de esta práctica por medio del sueño, explicó.

En su caso, aprendió el oficio a través de organismos civiles que promueven métodos naturistas, entre ellas la organización Nueve Lunas, que tiene un programa de formación para parteras llamado “Luna Llena”.

Desde los 14 años, Bertha es miembro de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos de México y desde entonces asiste también a congresos internacionales y cursos de capacitación en Morelos y Chiapas, estados contiguos a Oaxaca.

En la también ciudad mexicana de Guadalajara aprendió recientemente técnicas de acupuntura, que utiliza en su pueblo para sanar a la población, con el apoyo de la Asociación para la Preparación de Acupunturistas Indígenas, organismo que ayuda a promover la salud en sus comunidades.

Bertha combina su labor de partera con las clases escolares del tercer nivel de bachillerato, que estudia gracias al apoyo de una beca, y que planea continuar hasta llegar a ser médico profesional, aunque su meta es conocer la medicina naturista y las funciones completas del cuerpo humano.

Hasta ahora, una de sus prioridades ha sido utilizar y promover el uso de plantas medicinales para sanar enfermos.

“A mí me gusta decir que siempre es mejor con plantas medicinales porque no contienen tantos compuestos químicos, son algo natural que conocían nuestros antepasados y es una herencia que tenemos y que debemos aprovechar”, señaló.

La casa de Bertha es también su consultorio. Ahí proporciona consejos y tratamiento a quienes llegan tanto por embarazo como por tener algún malestar corporal.

Aunque también realiza visitas a las casas de sus pacientes, pues la mujer embarazada de las poblaciones indígenas prefiere tener un alumbramiento en su hogar y rodeada de los miembros de la familia.

Para Bertha Martínez, ser una adolescente partera no es algo sencillo, menos cuando intenta recuperar los conocimientos de herbolaria que los nativos de estas tierras conocían en detalle, muchos de los cuales se han perdido.