La llegada de los Castillas

—El líder del Clan del Oso se acercó y alargó la mano, palma arriba, hacia el líder de los hombres blancos. Si en efecto era el verdadero Pahána [el hermano blanco perdido], los hopis sabían que alargaría su propia mano, palma abajo, para tomar la del líder del Clan del Oso, haciendo la señal del nakwách, el antiguo símbolo de la hermandad. En cambio, Pedro de Tovar ordenó bruscamente a uno de sus hombres que depositara un regalo en la mano del jefe Oso. Tenía la impresión de que el indígena deseaba alguna clase de presente. Los jefes hopis supieron al instante que Pahána había olvidado el convenio hecho en la antigüedad entre sus pueblos en el momento de la separación.

El libro de los Hopis, Frank Waters | Capítulo: La llegada de los Castillas