Latinos, hasta en la sopa